lunes, 13 de noviembre de 2017

Brécol cocido con sofrito de ajo (hoy con huevo cocido)

Buenos días! Si seguís este blog esta receta os sonará y mucho... porque ya la publiqué en 2014 si no me equivoco, pero qué queréis que os diga... es un plato que me vuelve loca!! El brécol en general me encanta, tanto cocido como os lo traigo hoy, como en hamburguesas o incluso para hacer un "brocomole"!! Me encanta su sabor, su textura y nutricionalmente todo lo que nos aporta, así que ahora que llega el frío no dejo escapar la oportunidad para prepararlo siempre que puedo. Es una receta super sencilla, con algún cambio a la de hace unos años, pero igualmente deliciosa. Solo espero que ahora que llega el invierno os animéis a prepararla y me contéis qué os parece :D



Cómo hacer brécol o brócoli cocido con sofrito de ajo


Ingredientes (2 personas):

-2 ramilletes de brécol
-2 patatas (no muy grandes)
-2 huevos (podéis poner unos trocitos de chorizo para dar más sabor)
-1/2 cucharadita de bovril
-1 pizquita de sal
-Agua

-2 dientes de ajo
-1/3 vaso de aceite de oliva

Preparación:

Llenamos una pota con agua, la ponemos al fuego para que vaya calentando.

Mientras, pelamos y lavamos las patatas y las cortamos en trozos más bien pequeños. Cortamos también el brécol en ramilletes pequeños.

Cuando el agua esté caliente añadimos el bovril, los huevos para cocerlos, ponemos las patatas (y el chorizo en trozos si nos apetece) y encima de todo el brécol. Dejamos cocer a fuego fuerte unos 20-25 minutos, hasta que esté cocido pero tampoco mucho, más bien al dente (salvo que os guste que quede en plan pasta que luego podemos untar en el pan... ñammmmm!!).

Cuando esté listo con ayuda de un escurridor o la tapa de la olla escurrimos bien toda el agua, quitamos los huevos, los enfriamos un poco y los pelamos. Mientras ponemos en un cacito o sartén pequeña el aceite a calentar, añadimos los ajos y los doramos, cuando estén los retiramos del aceite y echamos el aceite sobre el brécol, en la olla, removemos bien para que se impregne todo y listo. Ya podemos servir nuestra comida!! :)

lunes, 6 de noviembre de 2017

Nachos de pollo

Buenos días! Volvemos a la comida mexicana, y sí, nachos de nuevo!! Es que me pirran, no os lo podéis imaginar! Y no los como a menudo porque no son muy saludables, así que cuando vi esta receta en el libro de Fit Happy Sisters sabía que la tenía que probar sí o sí. Se trata de unos nachos de pollo!! Sí, sí, habéis leído bien, de pollo, por lo tanto bajos en hidratos de carbono y altos en proteína. Si los hacéis bien en el horno quedarán crujientes y darán totalmente el pego, os lo aseguro! Lo mejor es que son muy fáciles de hacer, tan solo requieren algo de tiempo de horneado, y se pueden hacer a nuestro gusto, añadiendo las especias que más o apetezcan en ese momento. Así que venga, si queréis una alternativa más saludable de los clásicos nachos (como estos) probad esta receta! :D


Cómo hacer nachos de pollo


Ingredientes (2 personas):

-250gr pechuga de pollo limpia
-20gr queso rallado
-2 nueces peladas
-Especias al gusto (yo puse ajo, cúrcuma, pimienta y cayena)
-Sal

Preparación:

Ponemos en una trituradora todos los ingredientes y picamos hasta que nos quede una pasta homogénea.

Colocamos la pasta sobre papel antiadherente, la esparcimos bien, ponemos otro papel encima y con ayuda de un rodillo estiramos la masa hasta que quede del grosor de los nachos comerciales más o menos.

Quitamos el papel de encima, ponemos el otro sobre la bandeja de horno y horneamos (precalentado) a 200º 10 minutos, pasado el tiempo retiramos del horno, despegamos del papel y cortamos en triángulos con unas tijeras, los ponemos de nuevo en el papel y horneamos 10 minutos más.

Pasado el tiempo les damos la vuelta y horneamos otros 10 minutos más o el tiempo que haga falta hasta que estén doraditos. Y listo! Ya podemos servirlos como más nos guste :D

lunes, 30 de octubre de 2017

Cookies de avellanas y chocolate (hazelnut and chocolate cookies)

Buenos días!! Cambiamos totalmente de tercio, del salado pasamos al dulce y de lo más sano a algo... no tan sano! Pero un de vez en cuando también vale la pena darse un capricho, no? Estas galletas están.... mmmm... cómo están de buenas!! Si me seguís por instagram sabréis que llevo unas semanas haciendo bastantes galletas pero no he subido ninguna receta hasta esta porque no terminaban de convencerme... Era esa sensación cuando tienes un antojo que te apetece algo pero no das encontrado exactamente ese algo, ¿me entendéis? Es difícil de explicar... jejeje. El caso es que con estas galletas fue con las que logré quitarme el antojo. Son crujientes por los extremos y super tiernas en su interior, con un intenso sabor a avellana que me vuelve loca... y los trocitos de chocolate... ayyyy el chocolate!!! Perfectas!! Así que espero que os animéis a hacerlas porque de verdad que son para comer una y no parar hasta terminar con todas ;)


Cómo hacer cookies de avellanas con chocolate


Ingredientes (18 galletas aprox):

-100gr avellanas molidas
-80gr harina de trigo
-100gr azucar (para mí quedan bastaaaaante dulces, así que podéis probar a reducir la cantidad)
-125gr mantequilla
-1 huevo
-Pepitas de chocolate al gusto

Preparación:

En un bol batimos la mantequilla (ya blanda, a punto pomada) con el azúcar hasta que se mezclen por completo y el azúcar empiece a disolverse.

Añadimos entonces el huevo y batimos bien hasta que se integre por completo.

A continuación añadimos la harina de avellana, mezclamos y añadimos la harina de trigo, removemos bien hasta que la harina se haya integrado en la masa por completo.

Terminamos añadiendo el chocolate al gusto (también podéis poner trozos de avellanas, pasas, cualquier otro fruto seco…) y removemos para que toda la masa tenga trocitos de chocolate.

En una fuente con papel de horno colocamos nueve cucharadas de masa bien separadas (crecen bastante en el horno), las dejamos tal cual, con forma de bola sobre la bandeja y las llevamos al horno (precalentando) a 180º durante 15 minutos, hasta que veáis que los bordes se doran, entonces las sacamos a una rejilla y las dejamos enfriar por completo.

Si no sois muy mañosas es mejor que las dejéis en la bandeja del horno 5 minutos a que se templen un poco, porque recién salidas del horno están muy blanditas y se os podrían romper fácilmente.

Una vez estén completamente frías ya las podemos comer o guardar en cajas metálicas para su conservación.

lunes, 23 de octubre de 2017

Hamburguesas vegetales de alubias

Buenos días!! Hoy cambiamos de tercio y nos pasamos del dulce al salado, que ya iba tocando. Si seguís mi blog sabéis que me gustan mucho las hamburguesas, y no solo las de carne!! Las hamburguesas me parecen una forma estupenda de comer cosas de una forma diferente, ya lo he probado en diversas ocasiones, aquí os enseñaba unas de mis favoritas, las hamburguesas de brécol, y aquí las de zanahoria que sin duda son las grandes triunfadoras entre mis comensales. También hice mis pinitos con el tofu aquí. Pero para mí las mejores son las que os traigo hoy: hamburguesas de alubias con curry. Me encantan porque la textura es perfecta para mi gusto, crujiente por fuera pero cremosa por dentro, el sabor a curry me vuelve loca (y ni os cuento con un poquito de ketchup!!) y se hacen en un periquete!! Y también me gustan mucho porque se pueden adaptar de múltiples formas, las que os enseño hoy llevan pimiento, cebolla y zanahoria, pero podéis cambiarlos por cualquier otro vegetal: calabacín, calabaza, berenjena... lo que más os guste! Solo espero que os animéis a hacerlas porque son muuuuuy sencillas y el resultado no os dejará indiferentes ;)


Cómo hacer hamburguesas vegetales con alubias


Ingredientes (8 hamburguesas):

-300gr alubias rojas cocidas
-1 o 2 dientes de ajo (al gusto)
-1 huevo M
-150gr verduras cocidas o asadas (yo puse cebolla, zanahoria y pimiento rojo)
-Sal
-Pimienta
-Curry (bastante, aunque esto es cuestión de gustos)
-Pimentón dulce (un poquito, tan solo para darle color)
-4 o 5 cucharadas colmadas de harina de espelta (o trigo, avena, arroz… la que queráis)

Preparación:

En un robot de cocina ponemos las alubias cocidas con los dientes de ajo crudos y trituramos muy bien hasta formar una pasta. Pasamos esta pasta a un bol amplio.

Cocemos o asamos el pimiento (yo tenía ya el pimiento asado de otra comida y el resto lo cocí al vapor), la zanahoria y la cebolla hasta que estén al dente (a mí el pimiento me gusta que quede bien cocinado, pero la cebolla y la zanahoria al dente quedan mejor). Lo ponemos en el robot de cocina, añadimos la sal, la pimienta, el curry, el pimentón y el huevo y trituramos todo junto hasta tener una pasta más bien líquida. La añadimos al bol que teníamos con la otra pasta.

En el bol añadimos 3 cucharadas de harina (yo utilicé de espelta pero podéis utilizar la que más os apetezca) y empezamos a mezclar con una cuchara, vamos añadiendo harina y mezclando poco a poco, nos tiene que quedar una masa espesa y ligeramente pegajosa.

En la mesa de trabajo espolvoreamos más harina, ponemos una bola de masa y echamos un poco más de harina por encima, formamos la hamburguesa con las manos y la envolvemos en papel film para que mantenga la forma (solo si no las vamos a comer en el momento, en ese caso no hace falta envolverlas).

Hacemos lo mismo con el resto de masa hasta formar las 8 hamburguesas. Podemos hacerlas al momento, pasándolas por la sartén con un poquito de aceite vuelta y vuelta, un par de minutos por cada lado. O las podemos guardar en la nevera o incluso congelarlas. Si las congelamos, para cocinarlas no hace falta quitarlas antes del congelador para que se descongelen, podemos hacerlas tal cual os he explicado antes.


Están deliciosas!! Y el aspecto por fuera hasta parece que son de carne. No saben para nada a alubias, saben mucho a curry y quedan con una textura ideal. Espero que os animéis a prepararlas y me contéis qué os han parecido :D

lunes, 16 de octubre de 2017

Crema de chocolate y avellanas con calabaza (sin azúcar)

Buenos días!! Seguimos con recetas que tienen como protagonista a la calabaza!! Me encanta aprovechar los productos que están de temporada para cocinar con ellos. Y si hay algo que está en auge ahora mismo es la calabaza, en todas sus versiones!! Yo la utilizo para muchos platos, desde la ensaladilla rusa, pasando por el guiso de carne con vegetales hasta, cómo no, los postres. En general, suelo utilizarla sobre todo para panes y bizcochos, ya que aporta una textura jugosa y deliciosa a estas preparaciones, sin embargo en esta ocasión se me ocurrió ir un paso más allá. Ya había visto utilizar la calabaza para este tipo de cremas en más ocasiones, pero no sabía si realmente quedaría bien, me imaginaba que iba a dar algo de sabor... pero no!! La calabaza aporta su dulzor natural, su textura jugosa y nada de sabor!! Así que adapté mi receta de crema de chocolate y avellanas al natural, sin azúcares ni edulcorantes añadidos, añadiéndole calabaza. Además, en esta ocasión es sin lactosa, ya que como la calabaza aporta una textura cremosa, he utilizado agua para dejar la consistencia que a mí más me gusta en estas cremas. Solo espero que os animéis a probarla porque está... mmmmmmmmm!! Deliciosa!! :D



Cómo hacer crema de chocolate y avellanas con calabaza (sin azúcar ni edulcorantes)


Ingredientes (1 bote enooooorme y un poquito más):

-40gr cacao puro en polvo
-125gr avellanas
-300gr calabaza cocida (al vapor o asada, sin agua)
-120gr dátiles (yo utilizo medjoul)
-300ml agua (al gusto, se puede cambiar por leche o bebida vegetal)

Preparación:

Trituramos las avellanas hasta que se forme una pasta. Reservamos.

Ponemos la mitad del agua en una olla junto con el cacao, con una varilla removemos mientras se calienta la mezcla y se disuelve el cacao por completo.

Apartamos del fuego y añadimos los dátiles y la calabaza. Trituramos todo bien con ayuda de una batidora hasta que no queden grumos. Añadimos entonces la crema de avellanas y mezclamos de nuevo.

Ahora es el momento de ir añadiendo el resto del agua hasta conseguir la textura que más nos guste. Tened en cuenta que luego cuando la llevemos a la nevera aún quedará algo más densa.

Cuando esté a nuestro gusto la ponemos en los botes que hayamos elegidos y la dejamos enfriar, cerramos los botes con las tapas y a la nevera. Se mantiene en buen estado alrededor de una semana guardada siempre en frigorífico.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails