sábado, 29 de octubre de 2011

Bizocho de calabaza verde

Y como estamos ya en estas fechas toca poner algo con calabaza, así que aquí os traigo este bizcocho de calabaza que resulta muy jugoso y sabroso, sin llegar a reconocer el sabor de la calabaza, supongo que porque esta variedad no tiene un sabor tan pronunciado como otras calabazas.


Es una calabaza verde, con trazos algo amarillos, son grandes y me la regaló mi vecina, que por casualidad se le dieron en su jardín y me dio una calabaza enoooorme, así que con ella me dispuse a hacer este bizcocho y otro más para ella en agradecimiento :)

Con las cantidades que os pongo me salió este bizcocho pequeño y otros 2 bizcochos en tarros (como éstos), y quedaron genial ambos, incluso me gustaron más los del tarro porque quedaron más jugosos :D pero si lo hacéis en molde normal sale para un molde de corona bien grande.

Si no encontráis este tipo de calabaza (yo nunca la había visto), siempre podéis hacerlo con otra calabaza, no hay problema, así que no tenéis excusa para no probarlo ;)

Ingredientes:

-300ml puré de calabaza*
-180gr azúcar
-300gr harina
-3 huevos
-50ml aceite
-1 yogurt natural azucarado
-1/2 sobre de levadura

*Necesitaremos un trozo bien grande de calabaza, le quitaremos la piel de fuer y la cortaremos en trozos, la ponemos en una olla cubierta bien de agua y la llevamos al fuego durante 30 o 40 minutos hasta que se cueza y quede blanda, la escurrimos, la pasamos por la batidora y con una cuchara de madera presionamos la calabaza y vamos quitando toda el agua que tiene, hasta dejar sólo el puré de calabaza.

Preparación:

Batimos los huevos con el azúcar hasta que queden bien mezclados. Añadimos el aceite y la levadura tamizada, removemos bien para mezclarlo todo.

Añadimos la harina y el puré de calabaza alternándolos. Removiendo siempre entre cada adición (harina, batir, calabaza, batir, harina, batir, etc).

Echamos ahora el yogurt y mezclamos bien hasta integrarlo por completo.

Echamos la mezcla en el molde o moldes enharinados y llevamos al horno a 180º durante 30 minutos o 40 si es un molde grande, si es en tarros de cristal puede que nos lleve 25 minutos, y si es en moldes pequeños a lo mejor con 20 están listos. Para comprobar si el bizcocho está hecho debemos pinchar con un palo de brocheta y si éste sale sin restos de masa líquida es que está listo.

Desmoldamos y dejamos enfriar en una rejilla.

jueves, 27 de octubre de 2011

Bombones de chocolate y frambuesa (sin gluten)

Mirad qué cosita os traigo hoy. Unos ricos bombones de chocolate negro rellenos de ganache de chocolate y frambuesas... vamos, una auténtica delicia! Y además sin gluten, ya que fueron para hacer un regalito a unos amigos, y por lo que me han dicho han gustado muchísimo :D


Cuando vi las frambuesas frescas en el supermercado no pude resistirme así que me hice con unas cuantas, unas pocas las usé para estos bombones y otras para unos muffins. He descubierto que las frambuesas me encantan! había probado antes las congeladas... pero creedme... ni punto de comparación! Las congeladas no me habían gustado mucho, pero las frescas son deliciosas! :)


Ni qué decir tiene que la preparación de los bombones es sencilla, tan sólo es cuestión de tener un poco de maña (a mí aún me falta... jeje) y unos buenos moldes, yo utilicé un molde de silicona de Silikomart, y desde luego los recomiendo totalmente, los bombones salen muy bien y fácilmente, eso te ahorra mucho trabajo, yo ni siquiera pincelo el molde con aceite y salen de maravilla :) Desde luego he de hacerme con otro... con motivos más normales, jejeje

Ingredientes:

-100 o 120gr chocolate negro al 70% sin gluten

-60gr frambuesas frescas
-25ml nata de postres
-80gr chocolate negro al 70% sin gluten

*Con estas cantidades me dio para hacer 12 bombones y me sobró ganache, podéis hacer la mitad de la ganache o hacerla toda y con más chocolate hacer una tableta de chocolate rellena ;)

Preparación:

Primero hacemos la ganache, para ello fundimos con cuidado el chocolate junto con la nata en el microondas, en tandas de pocos segundos y removemos bien entre cada tanda. Podemos hacerlo en la función descongelar, así tendremos menos probabilidades de que se nos queme.

Cuando ya tengamos el chocolate derretido, cogemos las frambuesas, las ponemos en un platito y con la ayuda de un tenedor las aplastamos hasta hacerlas puré. Ahora tenemos dos opciones, dejar el puré así, o colarlo para evitar todas las pepitas de las frambuesas, yo lo dejé tal cual porque me gusta que sean lo más naturales posibles ;)

Dejamos templar la ganache, mientras fundimos el chocolate, como antes, con cuidado y removiendo entre cada tanda de segundos. Cogemos nuestro molde de silicona y con ayuda de una brocha vamos pincelando todos los huecos de los bombones, hay que ser cuidadosos y llegar a todos los rincones, como veis, mis figuras tienen muchos huecos que hay que cubrir bien, con otro molde más sencillo tendremos menos problemas.

Una vez cubiertos todos los huecos lo llevamos al congelador unos cuantos minutos, 3 deberían ser suficientes. Y volvemos a pincelar los moldes con más chocolate, aquí necesitamos un poco de paciencia porque al estar el molde en el congelador el chocolate que pongamos se endurecerá, incluso el de nuestra brocha, pero seguid, paciencia y ya veréis luego el resultado ;) Volvemos a meter en el congelador unos minutos.

Pasado el tiempo lo sacamos y rellenamos con la ganache, teniendo en cuenta que debemos dejar un espacio de unos milímetros en la superficie del molde para poner una capa de chocolate que será la base del bombón. Seguidamente cubrimos con chocolate fundido, si se nos sale por fuera del hueco no os preocupéis, podéis intentar limpiarlo o... dejadlo así y luego cortar los bordes de los bombones, que es lo que hice yo.

Llevamos al congelador a endurecer unos 5 minutos y luego ya podemos desmoldarlos, recortamos el chocolate sobrante con un cuchillo afilado y con cuidado de no llevarnos parte del bombón por delante ;)

Y listos para regalar! O para comer, jijiji

lunes, 24 de octubre de 2011

Monkey bread

Lunes, comienzo de semana, esta vez pasado por agua y viento, pero es otoño y es lo que nos toca. Pero para alegrarlo os traigo un monkey bread, sí, pan de mono, que a estas alturas supongo que la mayoría de vosotros ya lo conocéis. Yo lo descubrí tiempo atrás, pero no fue hasta hace un par de meses cuando me decidí a prepararlo... no esperéis tanto como yo... es delicioso!

La receta es de Trotamundo (Food and Cook), resulta sencilla de preparar y muy muy rica. Yo he introducido algunos cambios como por ejemplo no añadir canela porque a mí no me gusta, así que si queréis seguir su receta seguid el enlace, o seguidlo igualmente para conocer su blog porque vale la pena ;) Y si no, seguid leyendo que mi monkey bread está más abajo :P



Me encanta prepararlo, me resulta muy entretenido! Parece una tontería pero el hacer las bolitas, darles forma, rebozarlas e ir formando como un castillito con ellas hasta completar el molde me parece de lo más entretenido... así que supongo que a los niños también les gustará y es una forma más de hacerles entrar en la cocina ;)

Me parece un pan delicioso, no excesivamente dulce y fácil de comer, pues no hay más que ir quitando pedacitos o bolitas e ir comiéndolas, ésta es una de las razones por las que se dice que su nombre es monkey bread. Además me sorprendió su esponjosidad, queda muy aireado, blandito y eso que no lleva harina de fuerza, y con el paso de los días sigue estando delicioso y tierno :D

Y ahora os dejo una foto recién salido del horno, para que veáis cómo llegó hasta arriba del molde, es una preciosidad! Estoy deseando hacer otro :)

Ingredientes:

-600gr harina
-300ml leche
-60gr azúcar
-1 huevo
-70gr margarina
-1 cucharadita de sal
-15gr levadura fresca

-Azúcar moreno
-Margarina derretida

Preparación:

Deshacemos la levadura en la leche y reservamos.

Ponemos la harina en un bol, hacemos un hueco en el centro y añadimos el huevo batido, el azúcar, la sal, la margarina derretida y la leche. Amasamos hasta que nos quede una masa suave, no pegajosa y elástica.

Ponemos la masa en un bol limpio cubierto con un trapo y la dejamos reposar una hora y media o hasta que doble su volumen. Yo la deje reposar dentro del horno apagado pero caliente (a menos de 30º).

Fundimos la margarina y ponemos el azúcar en un plato. Reservamos.

Extendemos la masa sobre nuestra superficie de trabajo, cortamos en porciones más o menos uniformes y les damos forma de bolitas. Cuando las tengamos todas hechas engrasamos bien nuestro molde, se suele hacer en un molde de bundt pero si no tenéis sirve uno de corona igualmente.

Ahora vamos pasando por margarina nuestras bolitas y seguidamente por azúcar y vamos colocando cada bolita en el molde, primero hacemos una base y luego un segundo piso con las bolas que nos queden. Dejamos reposar las bolas 45 minutos más en un lugar cálido.

Pasado el tiempo llevamos nuestro monkey bread al horno a 180º durante 35 minutos. Cuando esté listo lo dejamos unos 5 minutos en el molde y seguidamente desmoldamos, se puede comer así recién hecho o dejar que enfríe, a mí me gustó más frío ;)

viernes, 21 de octubre de 2011

Cupcakes de té rojo con ciruela y anís

Volvemos con los cupcakes! Esta vez unos de té rojo con ciruela y anís, no sé si habéis probado este té, de la marca más conocida de venta de bolsitas de té e infusiones, pues el año pasado descubrí que sacó (o al menos para mí era una novedad, jeje) un té rojo con un toque de ciruela y anís. A mí los tés no me gustan, de hecho siempre los tomo infusionados con leche (ya sé que pierden sus propiedades pero...), y las infusiones igual, me gustan mucho más con leche. Pues bien, el té rojo siempre me sabía como a tierra, hasta que probé éste con ciruela y anís, delicioso :D


Así que un día después de tomarte un té de éstos me acordé de los cupcakes de earl grey, y me dije que si esos estaban buenos unos con éste té rojo con ciruela y anís debían estar también deliciosos, y ahí que me puse con ellos. Así que la receta es igual que la de los de earl grey, sólo cambia el té.

El resultado ya lo veis, muy muy ricos, y por supuesto con el frosting de queso, que a mí era lo que más me pegaba en su momento y además tenía preparado en la nevera. Espero que os animéis a probar nuevos sabores como he hecho yo con estos cupcakes porque os aseguro que han sido todo un descubrimiento, y los amantes de los tés deben estar encantados con ellos :D

Ingredientes:

-2 bolsitas de té rojo con ciruela y anís
-60ml leche
-55gr margarina
-110gr azúcar
-1 huevo
-120gr harina
-1 cucharadita de levadura


Preparación:

Calentamos la leche y le ponemos las bolsitas, dejamos infusionar durante 30 minutos. Pasado el tiempo desechamos las bolsitas bien escurridas.

Batimos la margarina con el azúcar, añadimos el huevo y seguimos batiendo, añadimos la levadura (mejor tamizada) y batimos.

Echamos la harina y la leche intercalándolas hasta terminar con ambas y batimos entre cada adición (harina, batir, leche, batir, etc).

Llevamos al horno precalentado a 180º y horneamos durante 15 minutos. Cuando esté hechos los sacamos y dejamos enfriar sobre una rejilla.

Mientras preparamos el frosting como os digo aquí.

Cuando tengamos todo listo decoramos los cupcales y servimos :)


martes, 18 de octubre de 2011

Mousse de chocolate y nubes

Buen martes a todos! Hoy parece que la gripe ya me va dando un respiro... y más le vale porque me queda una jornada larga por delante. Así que dejo los mocos a un lado para enseñaros esta receta de hoy (ya sé que no queda muy hablar de mocos y comida a la vez... pero todos somos humanos... :P).


Mousse de chocolate... y nubes!!! Se la vi a Canecositas y ya no pude evitarlo porque sus recetas son una maravilla y siempre te saca de un apuro, eso y que tenía media bolsa de nubes en casa esperando a hacer algo con ellas así que en cuanto pude me puse manos a la masa para hacer esta maravillosa mousse.



La receta tiene algunos cambios con la de Cane porque no tenía tanta cantidad de nubes y preferí hacer algunas cosas distintas, de todas formas su receta la tenéis aquí y la mía algo más abajo ;) He de decir que la mousse es deliciosa, con un sabor intenso a chocolate en donde las nubes sólo te dejan un regustillo, lo que más aportan es la textura, aireada, esponjosa... increíble! Y además se prepara en 2 minutillos :D

También he de deciros que con esta receta participo en el concurso de Pan y Peter... que no los conocéis? No puede ser! Pues han organizado un concurso llamado "Ilustramos tu receta" así que con eso ya os doy una pista, si queréis saber más sobre ellos pinchad en el enlace, aquí dejo mi aportación a su concurso :)

Ingredientes:

-120gr nubes
-40gr margarina
-200gr chocolate negro
-60ml agua
-200ml nata

Preparación:

Ponemos en una olla las nubes, el chocolate a trozos, la margarina y el agua. Llevamos al fuego y removemos constantemente hasta que todos los ingredientes se derritan. Ponedlo a fuego medio ya que las nubes tardarán en derretirse y no queremos que el chocolate se nos queme, igualmente es importante remover constantemente. Una vez que todo se haya derretido y esté bien mezclado lo apartamos del fuego y lo dejamos enfriar removiendo de vez en cuando.

Montamos la nata hasta que esté bien firme y la reservamos en la nevera mientras se nos enfría un poco la mezcla de chocolate.

Es mejor esperar a que la mezcla de chocolate esté fría, pero si sois impacientes como yo cuando esté templada podemos añadir unas cucharadas a la nata, con una lengua de gato remover hasta incorporarlas, y seguir añadiendo cucharadas de chocolate a la nata y removiendo para incorporarlo poco a poco y que la nata no se nos baje de repente. Cuando hayamos incorporado todo el chocolate a la nata y nos quede una mezcla homogénea la repartimos en tarros y dejamos que cuaje, yo la dejé toda una noche.

Al día siguiente tendremos un postre delicioso que gustará a grandes y a pequeños :D



domingo, 16 de octubre de 2011

Panecillos con pasas y nueces

Si hace un par de días celebrábamos el día mundial del huevo, hoy celebramos el Día Mundial del Pan, y hoy mi receta va dedicada a ello, como las de muchos de vosotros :)


Sabéis lo mucho que me gustó el pan Doris Grant, y por ello no he podido hacer otra cosa que no fuera modificar la receta para sacar estos ricos panecillos con nueces y pasas, del gusto de mi madre y de algún que otro señorito al que le encantan estos frutos en los panes ;) La combinación es muy rica, y ya no digamos con un loncha de pavo en medio, jeje

Los panecillos quedan muy ricos, con una miga tierna y deliciosa, crujientes por fuera, con un sabor inconfundible. Y lo mejor de todo es que son facilísimos de hacer! Así que no tenéis excusa para no celebrar el día de hoy, coged los ingredientes y preparaos para la receta. ¡Feliz día! :D

Ingredientes:

-125gr harina de fuerza
-125gr harina integral
-1/2 cucharadita de sal
-5gr levadura fresca
-1 cucharadita de miel
-220ml agua
-Nueces
-Pasas sin pepitas

Preparación:

Ponemos las harinas con la sal en un bol. Removemos bien para que se mezclen. Hacemos un volcán en el centro y añadimos la miel. Disolvemos la levadura en el agua y la vamos incorporando al centro del volcán poco a poco, removemos mientras con una espátula o con la mano y vamos agregando agua, si vemos que no la necesita toda entonces dejamos agua sin agregar.

Vamos amasando la masa hasta que no resulte pegajosa, en este punto la dejamos reposar en el bol hasta que doble su volumen. Yo la dejé toda la noche.

Cuando haya crecido la sacamos y añadimos las nueces y las pasas, la cantidad al gusto de cada uno. Amasamos a la vez que incorporamos las nueces y las pasas. Ahora dividimos la mezcla en tantos bollitos como queramos, de 40 o 50 gramos están bien, aunque los podéis hacer de 90 o 100 según vuestras necesidades.

Colocamos los bollitos en una bandeja con papel antiadherente o lámina de silicona, separados entre ellos, y los dejamos crecer de nuevo hasta que doblen su volumen. Pasado el tiempo hacemos unos cortes en la superficie de los bollitos y llevamos al horno precalentado a 180º durante 20 o 25 minutos. Para saber que están hechos hay que sacarlos del horno, darle la vuelta a uno y golpear con los nudillos, si suena a hueco es que están hechos ;)

viernes, 14 de octubre de 2011

Huevos al horno sobre cama de patatas

Hoy es el Día Mundial del Huevo, así que para celebrarlo os traigo una recetita donde los huevos son protagonistas :D Adoro los huevos, en todas sus versiones a excepción de fritos... los como... pero no me entusiasman. Y como más me gustan es así o en cocotte, me chiflan!! Aunque un huevo cocido normal también me gusta mucho :)


Bueno, a lo que iba, la receta. Receta de mis padres, de ambos, y en este caso debo reconocer que le quedan mucho más ricos a mi padre... pero ahora he aprendido a hacerlos yo... y creo que casi le he superado, jijiji. Siempre que vuelvo a casa pido estos huevos porque me encantan, y ayer dándome cuenta del día que era hoy no me quedó más remedio que llamar a casa para preguntar la receta y ponerme con ella al mediodía. Por suerte salió bien a la primera, aunque uno de los huevos decidiera romperse... jeje

El sabor es delicioso, bueno, al menos para mí. Adoro esta salsita a base de pimiento, cebolla, zanahoria... le dan un gusto exquisito. Y luego los guisantes, también soy fanática de ellos, me apasionan! Y por supuesto la cama de patatas, blanditas en su punto justo, contrarrestando con el resto de ingredientes. Y por supuesto el huevo, aquí es donde caben varias opciones, dejarlo bien cuajado como me gusta a mí, o no cuajarlo demasiado para que la yema quede líquida... cuestión de gustos ;)

Ingredientes (1 o 2 personas):

-2 patatas medianas
-2 huevos
-1 zanahoria
-1/4 pimiento rojo
-1/2 pimiento italiano
-1 cebolla francesa
-1/2 ajo
-100ml tomate frito
-1/2 vaso de vino blanco
-1 pastilla de caldo de carne
-1 lata de guisantes pequeña
-Aceite de oliva
-Sal

Preparación:

Empezamos pelando las patatas y cortándolas en rodajas de un centímetro de grosor. Ponemos abundante aceite en una sartén y echamos las patatas con un poco de sal. Las doramos a fuego medio-alto hasta que la patata empiece a ponerse blandita, no debe deshacerse, simplemente cocinarla un poco para que luego en el horno no nos lleve tanto tiempo hacerla.

Cuando las patatas ya estén un poco hechas las escurrimos y las ponemos en la fuente donde vayamos a cocinar el plato. Reservamos.

Guardamos el aceite que hemos usado en un tarro para freír patatas de nuevo o reutilizarlo en otra cosa. Dejamos un par de cucharadas en la sartén y añadimos el ajo, la cebolla, los pimientos y la zanahoria todo bien picadito. Lo pochamos bien con un poco de sal. Cuando ya esté algo pochadito y las verduras se puedan aplastar bien añadimos la pastilla de caldo de carne (pollo o verduras, como prefiráis). Removemos bien y añadimos el vino blanco, dejamos evaporar. Ahora añadimos agua, como un vaso y dejamos cocer un ratito, que no llegue a evaporarse por completo. Y añadimos el tomate frito, cocinamos un par de minutos y trituramos todo con la batidora. Si vemos que la salsa está muy espesa añadimos más agua y si está líquida la ponemos al fuego hasta que reduzca.

Ahora ponemos los guisantes sobre las patatas. Añadimos la salsa por encima reservando una poca. Colocamos los dos huevos con cuidado de que no se os rompan y cubrimos la clara de los huevos con la salsa que hemos reservado. Llevamos al horno a 180º ya precalentado hasta que veamos que los huevos están bien cuajados. Si os gusta que la yema del huevo quede líquida lo que debéis hacer es meter en el horno primero las patatas, durante 10o 15 minutos, para que se hagan bien, luego ponéis los huevos y podéis cubrir la yema con la cáscara del huevo, y lo lleváis al horno para que cuaje de nuevo durante 5 o 10 minutos.

Ya sólo queda sacarlo del horno y disfrutar del plato ;)

martes, 11 de octubre de 2011

Cupcakes de tiramisù

Al principio tenía claro que los cupcakes de chocolate eran mis favoritos y que no iba a cambiar nunca de opinión (son de chocolate, osea, perfectos!!)... pero poco a poco y a la vez que me introducía más en el mundo blogueril y gastronómico fui descubriendo otros sabores, y aunque el chocolate es realmente bueno hay otras cosas que están también muy ricas.

El bizcocho de zanahoria fue todo un descubrimiento que desbancó al de chocolate, pero es que los cupcakes de zanahoria desbancaron a todos los cupcakes que hasta el momento me había comido. Tan suave, delicado, dulce, delicioso...



Pero llegaron otros... de , de coco, de frambuesa, mojito... Y finalmente los que os traigo hoy: tiramisù. Hasta el día de hoy he de decir que son mis favoritos.



El tiramisù de por sí me encanta, no sé porqué, tiene un sabor que me conquista y una textura muy agradable al paladar, no te deja un sabor recargado en la boca, es delicado, suave y fresco. Para mí un postre perfecto. Así que gustándome tanto me decidí llevar el tiramisù a unos cupcakes, y creo que ha resultado una de las mejores ideas que he tenido.

La base es de café, receta modificada cómo no de mi gran amigo Primrose Bakery, y es que las recetas de este libro no fallan, ni siquiera alterándolas! Y la cobertura... tiramisù, no podía ser de otra forma. Simplemente he modificado la crema del tiramisù añadiendo más mascarpone para que la consistencia fuese más solida, ed eccolo qua! El cupcake perfecto (al menos para mí :D)

Ingredientes (8 cupcakes):

-60gr margarina
-115gr azúcar
-1 huevo
-125gr harina
-1 cucharadita de levadura
-1 cucharadita de bicarbonato
-1/4 cucharadita de vainilla
-1 cucharada de café instantáneo
-70ml leche

Preparación:

Batimos la margarina ablandada con el azúcar hasta que quede cremoso. Añadimos el huevo y batimos bien. Ahora añadimos la levadura, el bicarbonato, la vainilla y el café y batimos bien hasta incorporarlo todo.

Añadimos la harina y la leche alternándolas y batiendo entre cada adición (harina, batir, leche, batir, harina batir...). Cuando tengamos una masa homogénea la ponemos en nuestros papelitos para cupcakes y éstos dentro de unas flaneras o molde de muffins para que conserven su forma.

Llevamos al horno a 180º (precalentado) durante 12 minutos (depende del tamaño de los cupcakes). Cuando estén listos los sacamos, quitamos de las flaneras y dejamos enfriar sobre una rejilla.

Cobertura:

-250gr mascarpone
-1 huevo
-Azúcar al gusto
-Cacao puro en polvo

Separamos la clara de la yema. Batimos la clara a punto de nieve y reservamos.

Batimos la yema con el azúcar, podemos poner un par de cucharadas de azúcar primero y batimos todo bien. Batimos el mascarpone a parte y lo agregamos a la yema. Probamos la mezcla y si la notamos poco dulce ahora le agregamos algo más de azúcar, según nuestro gusto. Si usáis azúcar glass mejor, así se notarán menos los granitos.

Por último añadimos la clara montada a la mezcla con una espátula con cuidado de no bajarla. Removemos bien y pasamos la mezcla a una bolsa de congelación, cerramos bien y llevamos al frigo una media hora por lo menos. Así se endurecerá el frosting y podremos decorar mejor los cupcakes.

Pasado el tiempo cortamos una esquina de la bolsa de congelación y la usamos de manga pastelera. Decoramos los cupcakes y terminamos poniéndoles cacao por encima. Una auténtica delicia :D

domingo, 9 de octubre de 2011

Bizcocho con ciruelas al vapor

Buenos días a todos! Domingo, y no sabéis lo que os traigo hoy, buen bueno bueno... Una delicia de bizcocho, os aseguro que no imaginaba que el resultado fuera así... pero es que es delicioso! :D


El bizcocho queda tierno tierno, se deshace en la boca, es como masticar una nube... muy suave, dulce en su punto justo y el contraste ácido que le da la ciruela es una delicia :) Vamos, que podéis ver que estoy más que encantada con este bizcocho. Pero es que además lo tenemos listo en... menos de 15 minutos? Sí, creo que no me llevó ni 15 minutos hacerlo, y todo gracias a mi estuche al vapor de Lékué. Y la empresa sigue sin pagarme, que conste :P

Si no tenéis el estuche supongo que se puede hacer de otra forma, pero como no lo probé no puedo deciros. Además lo he hecho en el microondas, se podría hacer al horno, aumentando el tiempo de cocción claro está... pero si el aparatito funciona genial en el micro para que consumir más electricidad encendiendo el horno, no? :)

Venga, os dejo con la receta y espero que lo probéis porque os aseguro que no tiene desperdicio alguno, vamos, que estoy por patentar la receta! jajajaj

Ingredientes:

-1 yogurt natural azucarado
-1 medida de azúcar*
-1 medida y 1/2 de harina
-1/2 medida de aceite
-1 cucharadita de levadura
-1 huevo
-2 ciruelas

*Para mí el azúcar es suficiente, el bizcocho queda dulce y rico, pero si os gustan las cosas muy dulces podéis añadir algo más de azúcar ya que el contraste con el ácido hace que se note menos el dulzor.

Preparación:

Empezamos lavando bien las ciruelas, las partimos a la mitad y le quitamos el hueso, y con un cuchillo afilado vamos sacando lonchas finitas. Reservamos.

Ahora batimos el yogurt con el azúcar. Añadimos el huevo y batimos de nuevo muy bien. Añadimos la levadura (tamizada si fuese necesario) y la harina, batimos muy bien hasta que no queden grumos.

Ahora añadimos la media medida de aceite y batimos bien hasta integrarlo por completo.

Echamos la mezcla en nuestro estuche al vapor. Repartimos bien y damos unos golpecitos al estuche contra la mesa para que las burbujas de aire suban a la superficie. Colocamos las lonchas de ciruela de forma bonita, como más nos guste y cerramos bien el estuche.

Ahora lo llevamos al microondas a máxima potencia durante 8 minutos. Mi microondas es de 700W, si el vuestro es de más necesitaréis menos tiempo y viceversa. Así que podéis empezar con 5 minutos e ir aumentando minuto a minuto hasta que esté hecho, lo sabremos cuando al pinchar con un palillo éste salga limpio, pero ojo!! que la parte de abajo del estuche, hacia el centro es lo que más tarda en hacerse, si tenéis el transparente veréis que la masa todavía está cruda (si lo está), y si no tenéis el transparente lo levantais un poco por el lateral y comprobáis si por debajo está hecho. Esta es la mayor complicación que tiene este bizcocho y ya veis que no es nada difícil ;) así que venga, a probarlo!

viernes, 7 de octubre de 2011

Tarta de queso y leche condensada (microondas)

Os traigo otra tarta de queso al microondas, porque son ricas y siempre te sacan de un problema cuando te aparecen invitados o tienes un capricho, jiji. Es una variante de la tarta de queso y melocotón. Ésta que os traigo hoy también lleva melocotón, pero claro está que se podría hacer con otras frutas, incluso con frutas que no estuvieran en almíbar, como unas nectarinas, kiwi, e incluso plátano :)

Esta tarta surgió de aprovechamientos, un poco de melocotón por aquí, un poco de leche condensada por allá... un molde precioso y poco tiempo para cocinar. Así surgió y bien rica que quedó.



La única pega es que quizá la parte de abajo, osea, la parte de arriba cuando lo cocinamos en el micro, se queda algo más seca al ser la que recibe las ondas de manera directa en el microondas. No sé si a lo mejor tapándola con algo se quedaría menos seca. Pero de todas formas queda muy rica. En casa no sabía con cuál quedarse de las dos tartas así que tendréis que probarlas para decidirlo vosotros ;)

Ingredientes:

-250gr queso crema
-200ml leche condensada
-150gr azúar*
-3 huevos
-1 cucharada de fécula de patata
-40gr mantequilla
-Melocotón en almíbar (al gusto)

*La cantidad de azúcar también es a gusto de cada uno, podéis probar la mezcla y si veis que os queda poco dulce añadir más azúcar.

Preparación:

Escurrimos los melocotones, los cortamos en trocitos pequeños y los reservamos.

Batimos la mantequilla (blanda) con el azúcar hasta que quede cremoso. Añadimos el queso y batimos hasta integrarlo por completo. Ahora añadimos los huevos de uno en uno y batimos entre cada adición.

Incorporamos la fécula de patata y batimos para repartirla bien por toda la mezcla. Añadimos la leche condensada y batimos de nuevo. Y ya por último añadimos el melocotón troceado y lo incorporamos a toda la mezcla.

Ponemos la masa en el molde apto para microondas y lo llevamos al microondas a máxima potencia durante 12 minutos. Pasado el tiempo lo sacamos y miramos cómo va la cocción, si le falta cocción añadimos un par de minutos más, hasta que esté hecho. Hincha mucho durante la cocción, pero luego al sacar la tarta se baja, así que no os preocupéis ;)

Una vez hecha la dejamos enfriar y luego la llevamos unas horas al frigorífico antes de degustarla.

miércoles, 5 de octubre de 2011

Cupcakes de coco y chocolate

Otra receta con coco, sí, pero es que me encaaaaaaaaaaaaanta :D Resulta delicioso su sabor, deja una textura suave en la boca, y combinado con el chocolate con leche es una delicia que no podéis dejar de probar ;)

La invención de estos cupcakes resultó de la sobra de leche de coco del bizcocho de coco que había hecho, así que para aprovecharla se me ocurrió probar a hacer unos cupcakes, y qué buena idea, jeje, aproveché la visita de una amiga a mi casa para hacer unos poquitos y gustaron mucho a todos.


La cobertura también fue improvisada, pensé que el chocolate con leche quedaría muy bien con el coco, mucho mejor que el chocolate negro, así que aproveché una tableta de chocolate con leche que tenía por el armario para hacer la cobertura. Os aconsejo que el chocolate con leche sea de calidad, el mío no lo era y a la hora de fundirlo se convirtió en una masa en vez de en chocolate líquido... por eso la cobertura queda con tropezones de chocolate, pero si usáis un buen chocolate no tendréis los tropezones y quedará perfectamente integrado. Y si hacéis como yo... tendréis unos cupcakes deliciosos... con tropezones ;)

Ingredientes (8-10 cucpakes):

-110gr margarina
-2 huevos
-250gr harina
-180ml leche de coco
-180gr azúcar
-15gr coco rallado
-1 cucharadita de levadura
-1 cucharadita de bicarbonato

-200ml nata para montar
-80gr chocolate con leche
-30gr coco hecho polvo

Preparación:

Comenzamos haciendo el bizcocho. Batimos la margarina (o mantequilla) ablandada con el azúcar hasta que se vuelva cremoso. Añadimos los huevos de uno en uno y batimos entre cada adición. Añadimos la levadura y el bicarbonato y batimos de nuevo.

Ahora añadimos la harina y la leche de coco alternándolas y batiendo entre cada adición (harina, batimos, leche, batimos, harina, batimos...) hasta terminar con ambos ingredientes. Por último añadimos el coco rallado y removemos bien para integrarlo.

Ponemos la masa en nuestros papelillos, y éstos dentro de cápsulas de metal rígidas o de aluminio desechables para que los cupcakes suban más y lo hagan uniformemente. Esto lo hago siempre, en todas mis recetas de magdalenas, muffins o cupcakes.

Y llevamos al horno a 180º durante 15 minutos. Cuando estén listos los sacamos y los dejamos enfriar sobre una rejilla.

Para la cobertura, primero ponemos el coco rallado en un molinillo de café o en una picadora, aunque queda mejor en molinillo. Y lo picamos hasta que quede como polvo. Así se notará menos su tacto en la cobertura, aunque si os gusta podéis dejarlo rallado normal y notar los trozos al comerlo, es a gusto de cada uno :)

Ahora derretimos el chocolate con cuidado de no quemarlo. Cuando esté derretido añadimos una cucharada de nata y removemos bien. Reservamos.

Ahora montamos la nata, empezamos poco a poco, cuando empiece a espesar un poco añadimos poco a poco el chocolate derretido sin parar de batir, luego el coco, y batimos hasta que se monte por completo. No quedará tan firme como la nata sola, pero debe quedar bien montada.

Ponemos la mezcla en una manga pastelera o bolsa de congelar y llevamos al frigo media hora o más hasta que coja más consistencia.

Cuando los cupcakes estén fríos y la cobertura tenga consistencia entonces los decoramos y ya estarán listos para comer :D



domingo, 2 de octubre de 2011

Bizcocho de coco en tarros (envasado al vacío)

Buen domingo a todos! Hoy os traigo una idea que tenía en mente desde hace muuuuuuucho tiempo. Lo vi en multitud de blogs, pero no sé cuál fue el primero en probar este gran invento. Fuere quien fuere le doy mil gracias porque esto me sacará de más de un apuro/antojo, jejeje.


Pues sí, estoy hablando de envasar los bizcochos al vacío dentro de tarros de cristal, así se conservarán hasta 6 meses sin problemas y podremos disfrutar de nuestro bizcocho cuando más nos apetezca. Además es una idea fenomenal para los que vivimos solos, ya que así no tenemos que comernos un bizcocho enorme, podremos disfrutar de muchos bizcochitos en el momento que más nos apetezca o que más lo necesitemos :)

Lo importante es tener una buena receta de bizcocho que sepáis que os funciona bien, además no debemos llenar más de la mitad los tarros porque suben una barbaridad! Y lo digo por experiencia... ejem... Y otra cosa importantísima es que los tarros sean rectos, de boca recta, ya que si la boca es menos ancha que el tarro el bizcocho no saldrá del mismo... y esto también lo digo por experiencia, jajajajaja

Yo os dejo con un bizcocho de coco porque es la primera vez que pruebo la leche de coco, y he quedado encantada, me encanta el coco en los bizcochos así que traeré más recetas por aquí ;) Este bizcocho me encantó, queda firme, compacto, con gran sabor a coco pero no resulta empalagoso, es de los que me gustan a mí, perfecto para mojar en el colcacao :D

Ingredientes:

-250ml leche de coco
-180gr azúcar
-300gr harina
-3 huevos
-50ml aceite
-1/2 sobre de levadura
-30gr coco rallado (opcional)

Preparación:

Batimos los huevos con el azúcar, añadimos el aceite y batimos de nuevo hasta incorporalos.

Añadimos la levadura tamizada para que no queden grumos, y batimos.

Ahora añadimos la harina y la leche alternándolas y batiendo entre cada adición (harina, batir, leche, batir, harina, batir...).

En este punto yo añadí coco rallado para intensificar su sabor, pero si no queréis no pasa nada, tendréis un sabor a coco mucho más ligero.

Engrasamos nuestros tarros de cristal sin manchar la boca del tarro, echamos un poco de harina y la esparcimos para enharinar el tarro. Hacemos lo mismo con el resto. Como estos tarros son grandes a mí me llegaron 4 para meter toda la masa.

Echamos la masa en los tarros procurando no manchar los bordes. Si los manchamos los limpiaremos bien con un trozo de papel de cocina.

Cuando tengamos todos los tarros llenos los ponemos sobre la bandeja del horno y los hornearemos a 170º durante 30 o 40 minutos, dependerá del tamaño de los moldes. Pincharemos con una aguja, y si sale limpia es que está el bizcocho hecho.

Es importante que los tarros y tapas estén esterilizados, o bien hirviéndolos en agua caliente unos minutos o bien con un lavado fuerte en el lavavajillas.

Una vez que los bizcochos están hechos los sacamos del horno y tapamos rápidamente con las tapas. Es importante cerrarlos bien, que las tapas encaje perfectamente. Y los dejaremos así hasta que enfríen. Veremos cómo las tapas se meten hacia dentro, y si las presionamos veremos que no podemos moverlas hacia dentro, eso es señal de que se ha hecho el vacío, si al presionar la tapa vemos que ésta se mueve hacia arriba y hacia abajo es que el vacío no se ha hecho y habrá que comer el bizcocho cuanto antes.

Espero que os guste este método de conservación de bizcocho a mí me ha encantado y pienso utilizarlo muuuuchas veces :D

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails