jueves, 31 de diciembre de 2015

Cheesecake de Navidad (con nocilla blanca y especias de Navidad)

Buenos días!!! Penúltimo día del año y última receta del 2015. Han pasado multitud de cosas este año, muchos cambios en tan solo 12 meses... casi se podría decir que bajé a los infiernos, subí al cielo y caí en la tierra... vamos, que he pasado por todos los estados habidos y por haber... A veces echo tanto de menos el blog!!! Cocinar, cocinar y cocinar, probar y probar sólo para publicar... y tener tiempo para visitar los blogs amigos y conocidos, aprender recetas nuevas y buscar inspiración... Pero ya no hay tiempo... Así que hoy os traigo una deliciosa tarta con la que celebré la Navidad con mis amigos, como cada año. Os podría servir para la noche de mañana perfectamente ya que es mejor prepararla con un día de antelación (aunque yo la hice para esa misma noche y quedó muy bien), además, es muy sencilla y los ingredientes son bastante básicos y seguro que los tenéis en casa. Espero que disfrutéis de la última noche del año y que empecéis 2016 con buen pie :)



Ingredientes para las especias de Navidad:

-1 cucharadita de canela
-1 cucharadita de jengibre
-1/2 cucharadita de anís estrellado
-1/2 cucharadita de clavo
-1/2 cucharadita de nuez moscada

Preparación:

Lo ideal es tener todas las especias en polvo, así será sólo cuestión de mezclarlas y guardarlas en un tarro para que se conserven. Si no las tenéis en polvo, en mi caso el clavo y la nuez moscada no eran en polvo, es tan sencillo como picarlas con un molinillo de café hasta hacerlas polvo.

Ingredientes para la tarta:

-1/2 rulo galletas digestive (u otras que os gusten)
-1 cucharadita de especias de Navidad
-2 cucharadas de margarina

-190gr nocilla blanca
-500gr queso mascarpone
-200ml nata para montar
-100ml leche
-2 cucharaditas de especias de Navidad
-6gr gelatina en láminas

Preparación:

Ponemos en una bolsa las galletas con las especias, pasamos un rodillo por encima hasta deshacerlas por completo. Mezclamos con la margarina hasta tener una pasta como arena mojada.

Forramos el molde con papel antiadherente, cubrimos la base con la pasta de galletas y la llevamos a la nevera.

Ponemos la gelatina a remojar en agua.

En un cazo ponemos la leche, la nata, las especias y la nocilla. Lo llevamos al fuego hasta que la nocilla se haya disuelto por completo, para ello nos ayudaremos de unas varillas de mano. La mezcla debe estar caliente pero no debe hervir nunca.

Cuando la nocilla se haya disuelto separamos del fuego y añadimos la gelatina escurrida. Batimos bien hasta que se haya disuelto completamente y entonces añadimos el mascarpone. Batimos bien hasta que quede una crema homogénea.

Echamos la crema sobre la base de galletas y dejamos enfriar a temperatura ambiente. Luego la pasamos a la nevera un mínimo de 4 horas. Podéis acelerar el proceso de enfriado metiéndola en el congelador.

Para decorar utilicé chocolate blanco y negro fundidos, cada uno en una manga pastelera a la que le recorté la punta para conseguir hilos finos de chocolate.

Espero que os guste, nosotros en la cena no dejamos ni las migas!! :)

lunes, 21 de diciembre de 2015

Pandoro italiano

Buenos días!! Hoy os traigo el que es mi dulce favorito de Navidad!! El pandoro italiano!!! Me encanta su sabor, su textura, su aroma... todo!! El tradicional es el que más me gusta, como el que os traigo hoy, sin relleno, apreciando la esponjosidad de la miga... pero el relleno de chocolate o nutella también me vuelve loca!! jeje La receta es de las hermanas Simili, podéis encontrar su libro de panes y dulces en español ya que el año pasado hicieron la traducción del mismo. El proceso de elaboración del pandoro lleva tiempo, pero no es nada complejo. Lo más difícil es el hojaldrado, pero con un poco de paciencia se hace sin problemas, la clave está en no dejar muy fina la capa de masa para que la mantequilla no la traspase, pero teniendo eso en cuenta el resto está "chupado" ;) Y el resultado os aseguro que es impresionante, nada que ver con los comerciales, muchísimo más aroma y sabor, más esponjoso, más suave... y a mí se me pasó un poco de fermentación así que todavía más suave, jejeje. Espero que lo probéis para disfrutarlo vosotros o para vuestros invitados porque no dejará a nadie indiferente y resulta ideal para celebrar estas fiestas :D



Os voy poniendo ingredientes y preparación por partes, para que os resulte más fácil seguir la receta ;)

-15gr levadura fresca
-60gr agua templada
-50gr harina panadera
-1 cucharada de azúcar
-1 yema

Deshacer la levadura en el agua, añadir el resto de ingredientes y batir hasta que quede una crema lisa y homogénea. Lo cubrimos con papel film y dejamos reposar durante 1 hora.

1ª masa

-200gr harina panadera
-3gr levadura fresca
-25gr azúcar
-30gr mantequilla
-2 cucharaditas de agua
-1 huevo M

A la masa anterior le añadimos la levadura disuelta en el agua, el azúcar, la harina y el huevo. Mezclamos bien y batimos para juntarlo todo. Ahora añadimos la mantequilla en pomada (podéis dejarla a temperatura ambiente desde la noche anterior o bien calentarla unos segundos en el microondas). Amasamos hasta que se mezcle completamente. Cubrimos con papel film y dejamos reposar 45 minutos en un lugar cálido o tanto tiempo como sea necesario para que duplique su volumen.

2ª masa

-200gr harina panadera
-100gr azúcar
-2 huevos M
-1 cucharadita de sal
-1 vaina de vainilla
-140gr de mantequilla en punto pomada para el hojaldrado

Añadimos la harina, el azucar, los huevos y la sal a la masa anterior. Mezclamos bien y amasamos ligeramente.

Abrimos la vaina de vainilla a la mitad y con ayuda de un cuchillo sacamos las semillas, las unimos a la masa y amasamos. Debe quedar una masa suave, homogénea y algo pegajosa. Cubrir con papel film y dejar reposar una hora y media.

Pasado el tiempo llevar la masa a la nevera durante 30 minutos.

Cuando la masa esté fría es hora de trabajarla, enharinamos la superficie de trabajo y ponemos la masa sobre ella, es necesario que, si la masa os quedó bastante pegajosa, añadáis bastante harina ahora para que no se pegue a la mesa.

Estiramos la masa hasta formar un cuadrado de dos dedos de grosor. Ponemos la mantequilla  bien blandita en el medio del cuadrado, plegamos las cuatro esquinas sobre el centro del cuadrado, de tal forma que la mantequilla quede encerrada como si fuese un paquete. Estiramos ligeramente con el rodillo la masa hasta formar un rectángulo, no ejerzáis demasiada presión o se saldrá la mantequilla. Ese rectángulo lo plegamos en tres, el lado derecho hacia el centro y el izquierdo sobre éste. Lo llevamos a la nevera 15 minutos. Este estirado y plegado lo repetiremos 3 veces más, con reposos de 15 minutos entre cada uno.

Cuando ya tenemos hecho el hojaldrado y después de ese último reposo, hacemos una bola con la masa, boleándola sobre la mesa, y la ponemos en un molde para pandoro bien engrasado (con mantequilla) para facilitar el desmoldado (untadlo con una generosa capa de mantequilla). Cuando metáis la masa en el molde, la parte lisa y redonda de la bola que hemos hecho debe ir hacia abajo, que será la parte superior de nuestro pandoro una vez desmoldado.

Es el momento de dejarlo levar hasta que llegue al borde del molde, importante darle tiempo en esta fase, pueden ser 2 horas o pueden ser 6. Lo importante es no tener prisa para que el resultado sea óptimo. Si no lo dejáis crecer lo suficiente os quedará prieto y duro como una piedra.

Cuando haya crecido lo llevamos al horno precalentado a 170º durante 25-40 minutos. Para saber si está hecho basta con insertar un cake tester o un palo de brocheta y que salga sin restos de masa.

Cuando esté listo lo desmoldamos, sin esperar a que enfríe, y lo ponemos sobre una rejilla. Se puede comer tal cual (como más me gusta) o con una capa de azúcar glass de vainilla.

domingo, 13 de diciembre de 2015

Bollos de Santa Lucía (Lussekatter)

Buenos días!!! Hoy es Santa Lucía y en Suecia y el resto de países escandinavos es la fecha que marca el inicio de las fiestas navideñas. Santa Lucía fue una santa italiana, de la que se narran diferentes historias, la versión más católica dice que fue acusada de cristiana (lo que estaba prohibido en su época) y como castigo le arrancaron los ojos (de ahí la forma de los bollos). Pero también hay otras leyendas más paganas que dicen que representa la luz y el calor, que fue defensora de los niños y muchas historias más. En Suecia se celebra una gran fiesta con diferentes eventos y lo que no falta en ninguna casa son estos bollos de azafrán o lussekatter. Yo he utilizado la receta que Akane publicó en Directo al Paladar, es super sencilla y quedan unos bollos muy muy ricos; ideales para comer en el día, aunque si os sobran al día siguiente podéis partirlos en dos y tostarlos, con un poco de mantequilla están deliciosos!! :D



Ingredientes (8 bollitos):

-125ml leche
-10gr levadura fresca
-50gr mantequilla
-250gr harina panadera
-1/4 cucharadita de sal
-25gr azúcar
-Hebras de azafrán
-Pasas
-Leche para pincelar los bollos

Preparación:

Calentamos la leche ligeramente, hasta templarla, no debe pasar de 30º. Le añadimos las hebras de azafrán y dejamos reposar.

En un bol ponemos la harina, la sal, el azúcar y la levadura desmenuzada. Mezclamos todo bien. Hacemos un volcán en el medio y añadimos la mantequilla derretida y la leche. Amasamos hasta que nos quede una masa homogénea y suave. Veréis que no es nada difícil de trabajar. Cuando la tengamos la dejamos en un bol cubierta con papel film y esperamos a que doble su volumen (hora y media o dos horas).

Pasado el tiempo desgasificamos ligeramente la masa. Cortamos en 8 porciones iguales y las estiramos haciendo un cordón. Enrollamos un extremo del cordón hacia fuera, y el otro a la vez hacia dentro, hasta que se junten en el medio. Ponemos el bollo en una bandeja de horno sobre papel vegetal y hacemos lo mismo con el resto.

Los dejamos reposar 45 minutos o 1 hora, hasta que hayan crecido bastante. Entonces le ponemos una pasa en cada extremo del bollo, donde hemos enrollado la masa. Los pincelamos con leche (o con huevo si lo preferís) y los llevamos al horno a 180º (precalentado) durante 15-20 minutos. Una vez listos los ponemos a enfriar sobre una rejilla y ya estarán listos para comer.

lunes, 23 de noviembre de 2015

Hamburguesas de zanahoria super especiadas (versión 2.0)

Bueno bueno bueno!!! Pues si queríais saber con qué había acompañado los panecillos de la entrada anterior aquí tenéis la respuesta: unas deliciosas hamburguesas de zanahoria, sanas, ligeras y muuuuuy sabrosas :D Estas son a versión 2.0 de mis hamburguesas de zanahoria que tanto han triunfado y que me encantan. Quería darles una vuelta, para innovar y probar sabores diferentes, y aquí tenéis estas nuevas hamburguesas, con el toque potente del curry pero con algún sabor más que os hará relameros y que aporta más jugosidad si cabe a la hamburguesa. Como siempre, se hacen en un periquete y son ideales para congelar y tener guardadas para un imprevisto ;)



Ingredientes (4-8 hamburguesas en función del tamaño):

-300gr zanahoria
-30gr queso semicurado
-80gr copos de avena
-2 huevo M
-2 o 3 cucharaditas de salsa de mostaza y miel
-1 cucharadita de curry
-1/2 cucharadita de cajún
-1/2 cucharadita de sal
-1 piza de ajo en polvo
-3 o 4 vueltas de pimienta

Preparación:

Pelamos las zanahorias y las trituramos hasta dejar en trozos pequeñitos. La cocemos al vapor (yo en la ogya de lékué) y cuando esté tierna y al dente la ponemos en un bol. Añadimos las especias y el resto de ingredientes y mezclamos bien hasta tener una mezcla homogénea, pastosa pero manejable. Debe resultarnos fácil darle forma de hamburguesas con las manos (o con la prensadora de hamburguesas).

Hacemos bolitas de masa y les damos la forma de hamburguesa y el tamaño que queramos, en esta ocasión las hice minis. Si las vamos a cocinar al momento las pasamos a la sartén con un pelín de aceite, lo justo para que no se peguen y las cocinamos a fuego medio-alto un par de minutos por cada lado, hasta que se dore la superficie y el interior esté cocinado.

Si las queremos congelar, envolvemos cada una de las hamburguesas en papel film y las metemos en una bolsa. Las congelamos y listo. Para hacerlas no hay que descongelarlas, las ponemos directamente en la sartén, con la precaución de bajar un poco más el fuego para que se haga el interior.

Espero que os gusten y las disfrutéis :D

miércoles, 18 de noviembre de 2015

Panecillos de hamburguesa de calabaza

Seguimos con calabaza!!! Espero que no os aburra... pero es que este año me ha dado muuuy fuerte con ella! Se me ocurrían mil cosas que hacer, tanto dulces como en panes... y las puse todas en práctica! jejeje Pero en nada ya empezaremos a ver recetillas de Navidad o que apuntan maneras, porque las fiestas, lo queramos o no, están a la vuelta de la esquina!! Pero antes disfrutemos un poco más del otoño con estos ricos panecillos de calabaza, ideales pra hamburguesa porque no son nada pesados, pero lo suficientemente resistentes como para aguantar la salsa y todo el relleno que le ponemos a una hamburguesa :D La receta, una vez más, inspirada por Iban Yarza con su libro, una modificación más de una receta suya de pan de molde ;)




Ingredientes (12 panecillos de tamaño pequeño):

-300gr harina panadera
-100gr puré de calabaza
-80gr agua
-15gr mantequilla
-6gr levadura
-6gr sal

Preparación:

Echamos todos los ingredientes en un bol, el agua no toda, la añadiremos poco a poco hasta ver la que le hace falta. Amasamos hasta obtener una masa ligeramente pegajosa, ya sabéis que cuanto más hidratada sea más esponjoso quedará el pan final.

Cuando la tengamos lista la dejamos reposar en un bol cubierta con papel film, alrededor de dos horas, o podéis dejarla una hora a temperatura ambiente y luego toda la noche en la nevera.

Pasado el tiempo desgasificamos la masa y formamos los bollitos, boleando porciones de masa sobre la mesa de trabajo. Vamos poniendo los bollitos sobre la bandeja de hornear cubierta con papel antiadherente. Los pincelamos con agua y ponemos unas semillas de calabaza encima (opcional, y también pueden ser semillas de amapola, lino, sésamo...). Y los dejamos levar una hora.

Pasado el tiempo los llevamos al horno a 180º (precalentado si queréis que queden crujientes) durante 15-20 minutos. Cuando estén listos los dejamos enfriar sobre una rejilla. Son perfectos para congelar y tener siempre a nuestra disposición unos cuantos ;)

miércoles, 11 de noviembre de 2015

Muffins de calabaza y chocolate con pumpkin spice

Buenos días!!! Repetimos receta con calabaza y pumpkin spice!! Pero es que entre que está de temporada y que es deliciosa.... no puedo dejar de hacer recetas con calabaza!! Pero tranquilos, porque pronto empezarán a aparecer dulce más navideños, que ya he visto todas las tiendas con decoración navideña y entro en modo Navidad-On enseguida :P Estos muffins resultan muy ligeros y muuuy healthy, hechos con harina de avena y algo de trigo integral, un poco de cacao puro en polvo y muuuuuucho pumpkin spice :P Además, sin azúcar y con calabaza, que aporta una textura jugosa y ligera, vamos, que son ideales para comerse uno detrás de otro!!



Ingredientes (12 muffins pequeños):

-100gr puré de calabaza
-125gr harina de avena
-20gr stevia en granos
-20gr cacao puro en polvo
-1 cucharadita de levadura
-1 cucharadita de bicarbonato
-2 cucharaditas de pumpkin spice
-5 claras de huevo
-200ml leche (yo usé vegetal, pero usad la que tengáis en casa normalmente)
-40gr harina de trigo integral
-Pepitas de chocolate (opcional... pero quedan deliciosas!!)

Preparación:

Al ser unos muffins deberíamos separar ingredientes sólidos y líquidos en dos boles y luego mezclarlo. Pero yo no lo he hecho así.

He empezado batiendo las claras con la stevia hasta que empieza a formar algo de espuma. Luego añadimos la calabaza y volvemos a batir hasta que se integra. Ahora es el turno de la levadura, el bicarbonato y el pumpkin spice (que si no os gusta mucho añadid sólo una cucharadita), batimos bien. Y ahora sólo queda añadir las harinas y la leche alternándolas, un poco de harina, batimos, leche, batimos, harina... y así hasta terminar.

Ponemos en los moldes y llevamos al horno precalentado a 190º durante 18 minutos. Cuando estén hechos los desmoldamos y los dejamos sobre una rejilla hasta que enfríen. Para conservarlos durante días, cuando aún estén tibios metedlos en un tupper hermético o una bolsa de plástico, así la humedad hará que el bizcocho se mantenga tierno y jugoso por más tiempo ;)

lunes, 2 de noviembre de 2015

Pan de molde bicolor de calabaza

Buenos días!!! Seguimos con la calabaza, producto de temporada y otoñal por excelencia.... junto con las castañas, pero este año me las estoy comiendo todas asadas y/o cocidas... así que no doy guardado unas pocas para hacer postres ni panes!! jejeje Hoy os traigo un pan de molde delicioso, super suave, ideal tanto para sandwiches como para tostadas y super bonito al hacerlo bicolor, un toque original que si tienes invitados sorprenderá seguro :D La receta es una adaptación de la que tiene Iban Yarza en su libro, que ya se sabe que sus recetas son acierto seguro y siempre salen bien ;) Y le he añadido unas pipas de calabaza por fuera que le dan un toque crujiente super rico, también se las podríamos poner en el interior, pero costará más cortar el pan, eso ya lo dejo a elección vuestra :D



Ingredientes:

-300gr harina panadera
-100gr puré de calabaza
-90gr agua
-6gr levadura fresca
-6gr sal
-6gr azúcar

Preparación:

En un bol ponemos la harina, la sal, el azúcar y la levadura. Mezclamos todo muy bien hasta que quede bien repartido. Lo dividimos en dos boles.

A uno de ellos le añadimos el agua y amasamos hasta tener una masa ligeramente pegajosa.

Al otro le añadimos la calabaza y amasamos de nuevo hasta obtener una textura similar.

Dejamos reposar las masas 5 minutos y amasamos de nuevo cada una, podemos repetir el proceso unas cuantas veces más para que se vaya formando el gluten. Luego las dejamos reposar en un bol cubiertas con papel film un par de horas (yo las dejé una hora y media a temperatura ambiente y luego toda la noche en la nevera).

Cuando hayan levado, las desgasificamos y amasamos cada masa por separado. En este caso hice dos rulos con cada masa, con ellos formé una trenza de cuatro cabos y le di forma más redondita para meterlo en el molde (utilizo uno tipo plump cake, forrado con papel vegetal para facilitarme el desmoldado). Lo dejé levar otras dos horas hasta que dobló su volumen. Entonces lo llevamos al horno a 180º durante 25-30 minutos (yo sin precalentar para que quede la cubierta blandita).

Cuando el pan esté hecho (al golpearlo por debajo suena a hueco) lo dejamos enfriar sobre una rejilla y cuando esté completamente frío podremos cortarlo y degustarlo :)

lunes, 19 de octubre de 2015

Pumpkin spice latte waffles (gofres de calabaza especiados)

Buenos días! Nueva semana que comienza... y para animarnos os traigo unos ricos gofres de calabaza con las especias típicas del otoño, con las que se acompañan las recetas de calabaza y... sí... las que ya he usado un par de veces... las especias con las que se hace el pumpkin spice latte de Starbucks :D La verdad es que la calabaza me gusta mucho en la bollería y los dulces, porque no aporta un sabor excesivo pero la textura que deja es impresionante, sale todo más jugoso y tierno, y además es muy nutritiva así que me parece una excelente opción incorporarla en los dulces. Además estos gofres de calabaza son fitness o light porque apenas llevan grasa, están hechos al horno con un molde de silicona y no llevan azúcar. Podéis cambiar las especias por otras que os gusten más o directamente omitirlas. Pero no dejéis de hacerlos porque os van a encantar :D



Ingredientes (4-5 gofres):

-4 claras
-100gr puré de calabaza
-5gr stevia en granos
-100gr harina de avena
-1 cucharadita de levadura
-1/2 cucharadita de pimpkin spice (receta aquí)
-1/2 cucharadita de café soluble
-1/2 cucharadita de vainilla
-4 cucharadas de leche (la que uséis normalmente)

Preparación:

Ponemos todos los ingredientes en el vaso de la batidora y batimos muy bien hasta que la mezcla quede homogénea y sin grumos.

En este momento podemos guardar la masa en la nevera y preparar los gofres más tarde o incluso al día siguiente. Si los queréis preparar al momento no tenéis más que llenar los moldes casi hasta arriba, que cubra todos los cuadraditos y los metéis al horno (precalentado a 190º) durante 10 minutos.

Pasado el tiempo los desmoldamos con mucho cuidado y les damos la vuelta, los volvemos a meter al horno otros 5-7 minutos, hasta que se doren por la parte de arriba y listo. Los servimos con un poco de miel o lo que más nos guste y a comer!! :D

viernes, 16 de octubre de 2015

Mermelada de higos con vainilla y cardamomo

Buenos días!! La temporada de higos acaba de terminar, pero si conseguís haceros con algunos a estas altura podréis preparar esta deliciosa mermelada de higos :D Yo no soy muy fan de los aromas y las especias, normalmente no me suelen gustar por resultar demasiado fuertes... pero últimamente no sé qué me pasa que me entusiasman. Lo habéis visto con esta mermelada de melocotón con vainilla y recientemente utilizando el pupmkin spice (en café y en cupcakes), pero esta mermelada de higos con cardamomo y vainilla que os traigo hoy es... mmmmmm... indescriptible!! Si os gusta el cardamomo os encantará!!! Tiene un aroma y un sabor predominante que aporta muchísimo frescor a la mermelada, de hecho, la de higos me suele resultar muy pesada pero con el cardamomo y el toque dulzón de la vainilla queda impresionante. Vamos, que os animo a probarla sí o sí :D



Ingredientes:

-1kg de higos
-1 limón
-300gr azúcar moreno
-10-15 vainas de cardamomo*
-4 vainas de vainilla

*Yo no tengo cardamomo en polvo, lo tengo en vainas, se pelan y se utilizan las semillas negras del interior
**Ojo, si no os entusiasma el cardamomo añadid la mitad, en torno a 6 u 8 vainas, o se os hará muy fuerte

Preparación:

Pelamos los higos y los ponemos en una tartera grande, ponemos también el zumo de limón, las semillas de cardamomo y el azúcar. Las vainas de vainilla las abrimos a la mitad y quitamos las semillas del interior, pero añadimos todo a la cazuela, incluidas las vainas. Removemos todo hasta que se mezcle bien.

Llevamos al fuego fuerte hasta que hierva, lo mantenemos un par de minutos, hasta que el azúcar se haya disuelto por completo. Entonces es el momento de bajar el fuego (en la vitro en el 3 de un máximo de 9), tiene que hervir pero a fuego bajo. Lo dejamos así de 45 a 60 minutos, aunque a mí con 45 me resulta suficiente. Tenemos que remover de tanto en tanto.

Cuando haya cogido textura, aplastamos un poco los higos (o trituramos con la batidora si no queréis encontraros trozos, en este caso acordaos de quitar las vainas de vainilla antes de triturar) y metemos la mermelada aún en caliente en los botes. Cerramos la tapa y volteamos, tenemos que dejarlos boca abajo hasta el día siguiente para que haga el vacío.

A mí me gusta dejarle las vainas de vainilla dentro, me parece que le da un toque más rústico, pero podéis quitarlas o incluso ya no añadirlas desde el principio.

Con un buen pan y una rica mantequilla prepararemos unas tostadas deliciosas para el desayuno :D

martes, 13 de octubre de 2015

Brioche de calabaza y chocolate, ¡¡relleno de chocolate!!

Buenos días!! Empezamos esta breve semana con una receta deliciosa!! Los que me seguís por las redes seguro que lo habéis visto, ya que este fin de semana me lo he pasado en modo "panarra" horneando panes y dulces a tutiplén :D Se trata de un brioche de calabaza super esponjoso, añadiendo cacao a una parte de la masa y relleno de chocolate. Vamos, una locura de lo bueno que está!! Ya sabéis lo que me gusta añadir la calabaza a las masas por la esponjosidad y jugosidad que deja. En este caso el resultado es maravilloso, porque conseguimos una masa suave, esponjosa, delicada y con un sabor exquisito. Además, he añadido poca mantequilla y poco azúcar para que fuera un poco más sano y menos calórico, aunque obviamente no es algo para comer a diario, jeje. Y con chocolate negro en el relleno, aunque con un chocolate más suave resultará más dulzón. Eso a gusto de cada uno. El procedimiento es muy sencillo, lo único complicado es manejar la masa si usáis una proporción de líquidos un pelín alta, ya que se volverá pegajosa. Si no estáis acostumbrados será suficiente añadir menos líquido, así podréis trabajar con comodidad y coger práctica para próximas ocasiones ;)



Ingredientes (1 brioche pequeño):

-270gr de harina panadera (+30gr para la masa blanca)
-1 huevo M
-15gr mantequilla
-150gr puré de calabaza
-30gr azúcar
-1/4 cucharadita de sal
-20gr cacao puro en polvo
-6gr levadura fresca
-Chocolate negro al gusto*

*Yo he usado una tableta de chocolate negro cortada en trozos, podéis usar otro chocolate o perlas para no tener que cortarlo. Sin relleno también queda muy bueno.

Preparación:

En un bol grande mezclamos la harina, la sal, el azúcar y la levadura desmenuzada. Tenemos que conseguir que todo se mezcle de manera homogénea y la levadura prácticamente se deshaga.

Ahora añadimos el huevo y el puré de calabaza (no es más que calabaza hervida y bien escurrida, luego la trituramos y tenemos el puré). Amasamos hasta tener una masa homogénea y bastante suave. Aquí podéis dejarla tal cual o añadir algo de agua (unos 20 o 30gr), cuanto más pegajosa sea la masa, es decir, más líquidos lleve, más esponjoso será el resultado final. Esto dependerá de vuestra práctica y vuestra paciencia. Si ya tenéis práctica y os gusta trabajar con masas un poco más hidratadas animaos a añadir un poco de agua, si no, dejadla como está e id añadiendo el puré poco a poco, para no pasaros de humedad y que os resulte fácil trabajar la masa.

Cuando tengamos la masa lista, añadimos la mantequilla cortada en trocitos pequeños (que debe estar a temperatura ambiente para que se deshaga fácilmente). Amasamos hasta conseguir integrar la mantequilla por completo, al principio la masa se volverá más pegajosa, pero en cuanto se absorba la mantequilla volverá a quedar suave, aunque ligeramente pegajosa, es necesario puesto que vamos a añadir ahora más ingredientes secos.

Ahora dividimos la masa en dos, cada una en un bol, a una le añadimos la harina que hemos reservado y a la otra el cacao. Amasamos cada una hasta integrar por completo el ingrediente seco. Por esta razón es importante que la masa sea un poco pegajosa antes de añadirle este último ingrediente, si no, se nos cuarteará y no quedará suave, será una masa tosca. Podéis añadir agua en este punto si lo veis necesario.

Cuando las tengamos hacemos una bola con cada una y las metemos cada una en un bol, cubiertas con papel transparente, y las dejamos reposar hasta que doblen su volumen. Tardará entre una hora y media y 2 horas.

Pasado el tiempo, desgasificamos las masas y cortamos cada una en cuatro cachos iguales. Aplastamos un cacho y colocamos en medio trocitos de chocolate, cerramos como si fuera una pelota y boleamos sobre la superficie de trabajo. Colocamos en nuestro molde (yo lo cubro con papel de hornear para facilitarme el desmoldado) y alternamos los colores, de tal modo que quede como un tablero de ajedrez.

Cuando tengamos todas las bolas hechas dejamos reposar otra hora u hora y media, hasta que doble el volumen. En ese momento llevamos al horno a 180º durante 20-25 minutos. Yo no lo precaliento, para que vaya adquiriendo temperatura poco a poco la masa y quede suave y nada crujiente por la superficie.

Cuando esté listo (si lo desmoldamos y al darle la vuelta suena a hueco al golpearlo con los nudillos) lo ponemos a enfriar sobre una rejilla. Para darle un acabado brillante diluí un poco de miel con unas gotas de agua y pincelé toda la superficie del brioche. Cuando esté completamente frío estará listo para catarlo ;)

lunes, 5 de octubre de 2015

Pumpkin Spice Latte Cupcakes

Buenos días!! Toca empezar la semana con muuuuucha energía!!! :D Os dejo el café del otro día en versión cupcake, más delicioso imposible!!! A estas alturas ya sabéis lo muchisísimo que me gusta la calabaza, y con el antojo de este café que tenía no podía no hacer esta versión de cupcakes al pumpkin spice latte. Así que aquí los tenéis, rápidos y fáciles de hacer pero ultradeliciosos, muy aromáticos y esponjosos. Vamos, que no se puede pedir más!! Acompañados de un pumpkin spice latte casero son una delicia para un desayuno otoñal... qué ganas de hacerlos de nuevo!! :D



Ingredientes (12 cupcakes):

-50ml aceite de oliva
-120gr azúcar moreno
-100gr puré de calabaza
-1 huevo M
-50ml café recién hecho
-175gr harina
-1/2 cucharadita de levadura
-1/2 cucharadita de bicarbonato
-1 cucharadita de pumpkin spice
-1/4 cucharadita de sal

-200ml nata para montar
-Azúcar al gusto
-1/2 cucharadita o 1 cucharadita de aroma de vainilla

Preparación:

Batimos el aceite con el azúcar hasta que se mezclen bien. Añadimos el huevo y batimos de nuevo.

Ahora añadimos la levadura, el bicarbonato, la sal y el pumpkin spice. Mezclamos bien. Añadimos el café y batimos otra vez.

Es el turno de añadir la harina, toda de una vez. Batimos hasta que se integre por completo y no quede ni un solo grumo.

Ahora añadimos la calabaza y batimos hasta que quede una mezcla cremosa y no demasiado líquida.

Ponemos la masa en nuestros moldes y llevamos al horno precalentado a 180º durante 15 minutos, hasta que al pinchar con una brocheta ésta salga limpia y sin restos de masa. Sacamos del horno y desmoldamos, dejamos enfriar sobre una rejilla.

Para la cobertura ponemos la nata con el azúcar y la vainilla en un bol y la montamos hasta que quede bien firme. Un truco que utilizo para que quede bien montada y no se baje es añadir una cucharada de leche en polvo, el sabor que le da es rico pero lo mejor es que la nata queda dura y firme mucho tiempo.

Ponemos la cobertura en una manga pastelera y la llevamos a la nevera. Cuando los cupcakes estén completamente fríos los cubrimos con la crema y decoramos espolvoreando un poco de pumpkin spice. Ya veréis qué delicia :D

viernes, 2 de octubre de 2015

Pumpkin spice latte (receta de pumpkin spice)

Otoño... y no podría empezarlo de otra forma que utilizando mi ingrediente favorito de la temporada: la calabaza!!! Me encanta, no tanto por su sabor (que también), como por el juego que da en los dulces y bollería, aportando una jugosidad y una textura increíble a masas de pan, bollos, magdalenas y bizcochos. Hoy os traigo una versión del ya mítico Pumpkin Spice Latte de Starbucks, un café con leche aromatizo con pumpkin spice (o especias para calabaza) y que lleva puré de calabaza... como lo oís! Cuando mi madre me vio preparándolo puso una cara de sorpresa-asco a partes iguales... pero os puedo asegurar que está delicioso!! Tanto que hasta me olvidé de añadirle azúcar a mi café (yo... que le añado como 7 sacarinas o 4 cucharaditas de azúcar...) y me acordé cuando ya llevaba media taza bebida, así que os podéis imaginar lo bueno que estaba :D La mezcla de especias la podéis comprar por internet y en algunas tiendas también la tienen, pero si no podéis o no queréis comprarla os dejo la receta de cómo la preparé yo siguiendo esta receta y haciendo alguna variación :)



Ingredientes para el pumpkin spice:

-2 cucharadas de canela
-3 cucharaditas de jengibre
-1 cucharadita de nuez moscada
-1 cucharadita de clavo de olor
-1/2 cucharadita de pimienta blanca

Preparación:

Lo primero es moler todas las especias que no hayáis podido conseguir molidas, en mi caso el clavo de olor y la nuez moscada. Lo ideal es que queden muy finas, como las que venden, para ello nos podemos ayudar de un molinillo de café.

El jengibre en algunos lugares sólo se vende fresco, también os valdría, aunque tenéis que tener en cuenta que aún moliéndolo quedarán los hilillos de la raíz. De todas formas, al hacer luego el café (o lo que vayáis a preparar con estas especias) si pasáis la batidora quedará sin rastro de la raíz ;)

Cuando tengamos todo molido lo mezclamos y a un bote para conservarlo.

Ingredientes para el Pumpkin Spice Latte:

-125ml leche (la que uséis habitualmente)
-125ml café recién hecho (el que utilicéis normalmente)
-Azúcar/Edulcorante al gusto
-2 cucharadas de puré de calabaza
-1/2 cucharadita de pumpkin spice
-1/2 cucharadita de vainilla
-Nata montada (opcional, yo le puse una poca que me había sobrado)

Preparación:

Mientras se hace el café calentamos la leche.

Echamos en el vaso de la batidora la leche, el café, el puré de calabaza, la vainilla, las especias y el endulzante. Batimos con la batidora hasta que quede homogéneo y comience a hacer espuma. Servimos y ponemos nata montada por la superficie.

Os aseguro que os va a encantar!! :D

lunes, 28 de septiembre de 2015

Bizcochitos de fresa y nueces

Buenos días!! Vamos a ponerle un poco de sabor al lunes con estos bizcochos de fresa y nueces!! Os aseguro que son una delicia, super suaves, con muuuucho sabor y muy sanos, vamos, que son bizcochos fitness porque no llevan azúcar, poca grasa y están hechos con harina de avena. Son ideales para comer solos y también para mojarlos en un buen café. Si os sentís golosos, acompañados de un poco de crema de queso tienen que estar de muerte lenta, yo me contento con tomarlos así, tal cual, cucharada a cucharada... que me parecen una auténtica delicia. Yo el sabor a fresa lo consigo con la harina de avena aromatizada, pero podéis poner aroma en pasta o líquido, e incluso poner otro aroma que os guste más (caramelo, toffee, naranja...). Se hacen super rápido, sobre todo en formato pequeño porque el horneado lleva menos tiempo, así que no tenéis excusa para no hacerlos :D




Ingredientes (3 raciones, 3 bizcochos como el del molde):

-150gr harina de avena sabor fresas con nata*
-4 claras (o 2 huevos enteros)
-10gr de stevia (o 80-100gr de azúcar)
-2 cucharadas de queso fresco batido (o queso de untar, mascarpone, ricotta...)
-2 cucharas de aceite de oliva
-2 cucharaditas de levadura
-50ml leche (yo usé de avena, pero poned la que uséis normalmente)
-50gr de nueces (reservando algunas enteras para decorar)

*Si no tenéis podéis usar harina de avena normal (o triturar los copos directamente) y añadir una cucharadita de aroma o pasta de fresa. También podéis usar harina de espelta o trigo.

Preparación:

En un bol mezclamos la harina de avena, la stevia, la levadura y las nueces picadas. Reservamos.

En otro bol batimos las claras con el queso y el aceite. Echamos la mezcla de harina que hicimos anteriormente y batimos con una varilla de mano hasta que se mezcle todo bien y no queden grumos. Quedará una masa bastante espesa.

Ahora añadimos la leche, volvemos a batir y veréis que ya queda una masa más líquida, pero aún con cuerpo. Debe quedar homogénea y sin grumos.

Echamos la masa en los moldes y encima ponemos algunas nueces enteras para decorar. También quedaría ideal añadirle algo de chocolate blanco si sois muy golosos, porque pega de maravilla, o incluso algo de toffee o dulce de leche (ñaaaaammmmmm).

Llevamos los moldes al horno precalentado a 180º durante 20 minutos (si lo hacéis todo en un molde más grande os llevará más tiempo). Cuando al pinchar con una brocheta ésta salga sin restos de masa líquida es que están hechos. Los dejamos entibiar y si queréis que os queden jugosos por dentro varios días podéis guardarlos en un tupper aún estando tibios o en una bolsa y cerrando bien. Así la humedad quedará dentro del bizcocho y se aguantarán frescos más tiempo ;)

lunes, 21 de septiembre de 2015

Mermelada de melocotón con vainilla

Buenos días!!! Os tenía que traer esto antes de que terminara el "verano". Aún podemos encontrar algunos melocotones buenos y sabrosos y es por eso que quiero aprovechar para dejar esta receta aquí, porque el año que viene volveré a prepararla y quiero tenerla guardada!!! Menuda ricura esta mermelada de melocotón aromatizada con vainilla, si la de melocotón ya me gusta ésta ni os cuento!! Y eso que no soy muy fan de la vainilla, no me verás tomar una natilla o un helado de vainilla... Pero añadida a algunos postres o a esta mermelada queda espectacular, le da un toque dulce que te transporta a otro lugar... no sé a dónde... tendré que acabarme el bote para averiguarlo jejeje. Pero lo que sí sé es que tenéis que probarla, si os gustan las mermeladas caseras y prepararlas (desde que le pillé el punto me resulta algo super relajante y satisfactorio de hacer) ésta os va a encantar, así que venga, a buscar esos melocotones y a la cocina!!



Ingredientes:

-1kg de melocotones (una vez pelados y deshuesados)
-250gr azúcar moreno (podéis usar azúcar blanco)
-2 vainas de vainilla
-Zumo de 1 limón

Preparación:

Una vez que tenemos los melocotones listos y cortados en trozos los ponemos en una cazuela junto con el azúcar, el zumo de limón y las semillas de las vainas de vainilla (las abrís a la mitad a lo largo con un cuchillo, con este mismo raspáis el interior de las vainas y os saldrá una especie de crema negra, eso son las semillas de vainilla y es lo que usaremos para la mermelada). Mezclamos todo muy bien con una cuchara de madera, removemos durante un par de minutos, que será lo que tarde el azúcar en mezclarse con los jugos y volverse líquido. Podéis dejar macerar la mermelada unas horas o toda la noche, yo no lo hago, la paso directamente al fuego.

La ponemos a fuego fuerte durante unos minutos, hasta que comience a hervir bien, entonces removemos constantemente hasta que veamos que el azúcar se ha disuelto completamente. Llegados a este punto, bajamos el fuego hasta dejarlo hirviendo muy poquito, a fuego medio-bajo, le llevará unos 45-60 minutos, pero tenemos que remover cada 10 minutos para controlar que no se pegue.

Cuando la mermelada está en su punto (la fruta se deshace al aplastarla) podemos aplastar toda la fruta con la cuchara de madera (yo lo hago así porque me gusta encontrarme trozos) o pasarle la batidora y triturarla hasta dejarla como una papilla, esto es cuestión de gustos.

Con la mermelada aún bien caliente, la echamos en los botes y cerramos bien fuerte, los ponemos boca abajo y dejamos toda la noche hasta que se enfríen por completo, así se habrá hecho el vacío (ojo, que si los tarros los hemos usado más veces puede ser que alguno no cierre bien y no haya hecho el vacío, tenemos que comprobarlo puesto que si no tiene el vacío hecho esa mermelada hay que consumirla cuanto antes y guardarla en la nevera).

También podéis hacer el vacío hirviendo los botes en agua. Yo como hago poca cantidad no lo hago, puesto que la consumo en uno o dos meses y la guardo en el frigorífico para mayor seguridad ;)

martes, 15 de septiembre de 2015

Bizcocho de avena y chocolate (como pastel y base para tartas)

Buenos días!! Pues ya estamos con la primera ciclogénesis del año... y las que nos quedan seguro!!! Así que para calentarse y levantar el ánimo nada mejor que un buen bizcocho, y si además es con chocolate mejor que mejor, y ya si es sano, bajo en calorías y sin azúcares... no podemos resistirnos!!! Hoy os traigo un bizcocho super fácil de hacer que aguanta jugoso hasta 3 días (o más... pero yo me lo comí antes, jejeje) y que sirve tanto para tomar tal cual como para usarlo como base de tartas, porque aunque se desmigue un poco, queda tan jugoso que resulta irresistible para rellenar. Yo he usado stevia, pero podéis usar otro edulcorante que tengáis en casa o incluso azúcar si lo preferís. Este bizcocho es apto para diabético y también para intolerantes a la lactosa y al gluten, eso sí, primero cercioraos de que todos los ingredientes que compráis estén libres de trazas ;) 



Ingredientes (4 raciones, 1 molde pequeño):

-5 claras de huevo
-150gr harina de avena sabor brownie (o 120gr de harina de avena + 30gr cacao puro en polvo)*
-10gr de stevia en granos (80gr azúcar o algo más, dependiendo de lo dulzones que seáis)
-2 cucharaditas de levadura
-50ml aceite de oliva
-50ml leche de avena (o la que uséis normalmente)
-Pepitas de chocolate al gusto (también podéis poner pasas, avellanas, ciruelas...)

*Yo uso normalmente la harina de avena porque es muy nutritiva y me encanta cómo quedan los bizcochos con ella, pero podríais usar espelta (también queda genial) o trigo común.

Preparación:

En un bol batimos las claras con la stevia, hasta que las claras empiecen a espumar. No es necesario montarlas, yo lo hago a mano, es sólo que empiece a formar espuma. A continuación añadimos la levadura y batimos de nuevo. 

Ahora añadimos la harina de avena (y el cacao si no usáis harina de avena de sabor) y batimos hasta integrarlo por completo, va a quedar una masa bastante dura. Entonces añadimos el aceite y volvemos a batir. Por último añadimos la leche y batimos de nuevo, veréis cómo la masa se aligera bastante y la textura tiende más a ser líquida.

Ahora es el turno de añadir el chocolate o lo que hayamos elegido para condimentar nuestro bizcocho, una parte la pondremos en la masa y la otra parte la reservaremos para echárselo por encima. Cuando se la añadamos a la masa es importante mezclar bien para que se reparta por todo. Echamos la mezcla en nuestro molde (el mío era desechable, pero si usáis uno normal necesitáis engrasarlo o forrarlo con papel antiadherente para que no se os pegue el bizcocho).

Por último añadimos más chocolate (o lo que hayamos elegido) por encima, bien repartido, y llevamos al horno precalentado a 190º durante 30-40 minutos. Controlad a partir de los 25 minutos que ya sabéis que cada horno es un mundo. Si lo hacéis en moldes individuales os llevará menos tiempo, unos 15-20 minutos.

Una vez hechos lo dejamos enfriar, yo lo dejo templar una hora y aún en caliente lo meto en una bolsa de plástico, así guarda más humedad y el bizcocho queda tierno y jugoso. Este bizcocho es ideal para usarlo para tartas, porque quitando la capa de arriba se corta fácilmente en discos, aunque suelta miguillas, pero al ser tan suave y esponjoso no resultará nada empalagoso ;)

Para conservarlo recomiendo meterlo en un tupper de plástico que sea totalmente hermético, o también funciona (y muy bien) el guardarlo cuando aún está tibio en una bolsa de plástico (sin que lo llegue a tocar), así la humedad que desprende se queda en él y resulta más jugoso. En esta ocasión lo he tenido guardado en la bolsa los 3 días y estaba igual que recién horneado :)

viernes, 11 de septiembre de 2015

Gominolas de sandía sin azúcar

Hola hola holaaaaaa! Aprovechando que el fin de semana está a las puerta os traigo una receta muuuuuy rica y sobre todo divertida!! Las gominolas me gustan mucho... pero como empiece a comerlas.... no paro!!! Y además, depende del día me da por unas o por otras... que si con azúcar, que si de gelatina, que si regalices, que si nubes... Las nubes ya las hice caseras (tenéis la receta aquí) y son deeeeeliciosas y muuuy fáciles de hacer. Pero como ahora estoy cuidando más mi alimentación me apetecía probar éstas que os traigo hoy. Me gustan mucho las gominolas de gelatina (sobre todo los ositos de sabores Haribo!!!) así que intenté reproducir este tipo de gominolas en casa, a raíz de verlas en multitud de instagrams, busqué y busqué, porque según las proporciones de gelatina os saldrán más o menos duras (a mí me gustan duras, aunque aún se podría hacer más duras con más gelatina, que lo probaré en breve) y al final decidí hacerlas así. Se tarda 5 minutos en prepararlas (o menos) y luego sólo tenemos que esperar a que endurezcan. Ideales para quitarnos un antojo o para darles un dulce a los niños sin todo ese azúcar que traen las gominolas comerciales. En este caso yo las hice con un sobre Bolero para darles sabor, pero podéis usar gelatina de sabores (yo no las encuentro sin azúcar en ningún super) o con zumos de fruta en vez de agua :D



Ingredientes (1 molde de silicona para bombones):

-1 sobre de Bolero sabor sandía (si hacéis con gelatina de sabor o con zumos de frutas no tenéis que añadirlo)
-10gr de gelatina en láminas
-125ml agua

*Si los hacéis con zumos de frutas quizá necesitéis añadir algo de azúcar o de algún endulzante dependiendo del sabor del zumo que elijáis

Preparación:

Ponemos un bol pequeño con agua. Le añadimos la gelatina cortada en trozos para que se ablande. Necesitará 3 o 4 minutos.

En una jarra apta para microondas ponemos el agua, la llevamos al microondas hasta que casi hierva (1 minuto o minuto y medio), sacamos del microondas y echamos el sobre de bolero y la gelatina escurrida, removemos bien hasta que todo se haya mezclado perfectamente y no queden trozos de gelatina sin disolver.

Ahora echamos la mezcla en el molde, en mi caso es de silicona para bombones, tened en cuenta que cuantos más recovecos y formas complicadas tenga más difícil será desmoldarlos después (a mí se me han quedado mancos un par de dinosaurios, jeje). También podéis echar la gelatina en un tupper o en un molde normal y luego cortarla en cuadraditos o con un cortador de galletas con formas, es más fácil.

La dejamos enfriar y luego la llevamos a la nevera hasta que endurezca por completo (mínimo 1 hora para asegurarnos). Cuando esté lista la sacamos de la nevera, para desmoldarla pasamos el molde por agua caliente durante unos segundos, ojo con no pasarse o se derretirá por completo. Luego vamos presionando los huecos del molde hasta soltar las gominolas.

Si lo hacéis en un tupper o en un molde recto el procedimiento es igual, pasáis el tupper por agua caliente, con un cuchillo desprendéis los bordes del molde de la gelatina y luego golpeáis boca abajo suavemente hasta que se desprenda, sale fácil así que no os preocupéis. Si veis que aún se agarra, pasadlo por agua caliente de nuevo y listo.

Son deeeeliciosos y muy sencillos de hacer, para guardarlos recomiendo meterlos en un tarro de cristal o en un tupper en la nevera, así no corremos el peligro de que se derritan si hace calor ;)

lunes, 7 de septiembre de 2015

Tortitas de avena y semillas de sésamo negro

Buenos días!!! Por qué no empezamos la semana con las pilas bien cargadas con un riquísimo desayuno?? Pues para eso os traigo esta receta de tortitas, deliciosas, sabrosas y además sanas. Ya sabéis que estoy con un estilo de vida más fitness pero no por eso dejo de comer cosas ricas (y de vez en cuando me permito algún que otro dulce menos sano que os traeré en breve :P). Estas tortitas están hechas con harina de avena sabor fresas con nata, pero si no tenéis podéis hacerlas con harina de avena normal (o incluso triturar vosotros los copos de avena en casa) o con harina de espelta o trigo normal, y añadiendo algún aroma de vuestro gusto (vainilla, fresa, naranja... hoy en día tenemos una amplia gama de aromas disponibles en internet y también en los supermercados). Se hacen en un periquete y si disponéis de una plancha o sartén grande podéis hacer varias tortitas a la vez, lo que reducirá el tiempo de cocción. Así que fuera la pereza y ponéis manos a la masa que en 15 minutos podéis tener listo un desayuno delicioso y sano :D



Ingredientes (6-8 tortitas):

-80gr harina de avena (yo sabor fresas con nata)
-3 claras de huevo (yo utilizo pasteurizadas)
-5gr stevia en granos (o 1 cucharada de azúcar u otro endulzante que os guste)
-1 cucharada de leche (la que tengáis)
-2 cucharaditas de levadura
-1 cucharada de semillas de sésamo negro (podéis utilizar cualquier semilla que os guste o incluso no ponerle)

Preparación:

Ponemos las claras con el azúcar o la stevia en un bol, batimos hasta que se mezclen bien y comiencen a blanquear (no es necesario que monten, yo lo hago a mano batiendo dos minutos).

A continuación añadimos la levadura y batimos de nuevo. Luego añadimos la harina de avena y batimos bien hasta que se integre por completo.

Para terminar añadimos las semillas y la leche y mezclamos de nuevo, si vais a añadir aroma hacedlo ahora, con una cucharadita será suficiente para darle sabor a la masa.

Ponemos una sartén antiadherente al fuego, echamos un poco de aceite sobre la superficie, yo lo hago con spray que es muy útil para este tipo de preparaciones. Cuando la sartén esté bien caliente bajamos el fuego a medio o medio-alto (depende mucho de la sartén o plancha que usemos, unas conducen mejor el calor que otras). Echamos un par de cucharadas o tres en ella, veréis cómo toman la forma redonda típica de las tortitas ellas solas. Cuanta más masa echéis más grandes saldrán las tortitas. Las dejamos al fuego hasta que los bordes empiecen a cocerse y salgan burbujas en la superficie, entonces les damos la vuelta y dejamos un minuto por el otro lado. Cuando estén hechas las ponemos sobre un plato, formando una torre, y repetimos lo mismo con el resto de la masa.

En esta ocasión no las acompañé de nada, quería apreciar bien el sabor de la harina de avena (que es deliciosa!!!) pero con un poco de sirope, miel o alguna mermelada tienen que quedar estupendas :D

martes, 25 de agosto de 2015

Mugcake de chocolate y moras

Buenos días!! Hoy os traigo directamente mi desayuno... está tan rico y es tan fácil que no he podido resistirme a enseñároslo ya mismo. Se trata de un mugcake, que no es más que una tarta o bizcocho realizado en una taza y que se cocina al microondas, de ahí su rapidez. Además, al ser una porción individual no te encuentras con sobrantes que tienes que comer en otras ocasiones, es ideal para saciar un antojo o para apañar un desayuno o merienda. Las variantes son infinitas, hoy os traigo uno de chocolate porque me apetecía algo goloso, le he añadido moras porque me gusta la combinación, pero con frambuesas o plátano también queda de maravilla. También le he añadido perlas de chocolate que le dan un toque delicioso y como se come todavía templado se derriten en la boca :D Espero que os animéis a prepararlo porque en 5 minutos tendréis un dulce delicioso listo para comer!!



Ingredientes (1 mugcake):

-1 huevo M
-6 cucharadas de harina de avena (he usado sabor brownie pero podéis usar harina de avena normal o cualquier otra harina que os guste)
-1/4 cucharadita de levadura
-2 cucharadas de leche (yo de avena, usad la que tengáis en casa)
-1 cucharadita de cacao puro en polvo (o 2 si queréis potenciar su sabor)
-1 cucharadita de edulcorante líquido (o 2 cucharadas de azúcar blanco)
-1 cucharada de aceite de oliva
-Moras y perlas de chocolate (opcional)

Preparación:

Mezclamos todo en un bol (excepto las moras y las perlas de chocolate) hasta que nos quede una masa cremosa tirando a líquida y homogénea, sin grumos. Echamos la masa en la taza en la que vamos a cocinarla y por encima ponemos las perlas de chocolate y unas cuantas moras (también podéis ponerlas a la masa para encontraros trocitos por en medio).

Cuando tengamos la taza lista la llevamos al microondas,  a un borde y la cocinamos a máxima potencia 30 segundos, abrimos la puerta y giramos la taza sobre sí misma 180º, volvemos a ponerla otros 30 segundos. Abrimos de nuevo y comprobamos la textura, dependiendo de si os gusta más o menos hecho lo podréis dejar así o darle unos 10 o 20 segundos más, pero no os paséis o se secará demasiado. Una vez listo lo sacamos del microondas y dejamos que enfríe un pelín antes de hincarle el diente. Yo lo dejo enfriar mientras hago el café y así tengo el desayuno hecho en un periquete ;)

Aquí os dejo una foto de la textura por dentro. ¿Veis qué jugoso? Por eso es importante no pasarse con la cocción ;)


jueves, 20 de agosto de 2015

Mermelada de moras y ciruelas claudia

Buenos días!! Quería subir esta receta el lunes pero ando tan liada que no tuve tiempo hasta ahora. No quería pasar la temporada de moras sin enseñaros una mermelada con ellas. Desde que empezaron a darse yo ya he ido como 3 o 4 veces a recoger moras, la primera vez hice mermelada con moras nada más, delicioooooosa. La segunda vez le añadí unas peras del peral que tengo en el patio, aprovechando que también estaba dando muchas y la hice con panela... no me entusiasmó pues la panela le dejó mucho aroma y sabor como a cereal... Así que la tercera vez que hice mermelada de moras aproveché para hacerla con ciruelas claudia que me regalaron unos amigos, también de casa, así que obtuve una mermelada deliciosa y muy natural, esta vez endulzada con azúcar normal, pero si usáis azúcar moreno queda deliciosa también :)



Ingredientes (2 botes grandecillos):

-200gr moras
-300gr ciruelas claudia (sin hueso)
-100gr azúcar
-Zumo de 1 limón

Preparación:

Lo primero es limpiar muy bien toda la fruta, tanto las moras como las ciruelas y a estas últimas tenemos que quitarles el hueso. Las ponemos en una olla con el azúcar y el limón. Removemos bien hasta que se mezcle todo y lo llevamos a fuego fuerte removiendo de vez en cuando hasta que hierva, en ese momento lo dejamos a fuego medio o medio-bajo, tiene que hervir muy suavemente, y lo dejamos, removiendo cada 10 o 15 minutos durante 45-60 minutos. Hasta que veáis que la textura es más bien espesa (ojo con no pasarse, porque luego al enfriar espesa todavía mucho más).

Cuando veáis que está en el punto podéis dejarla así tal cual, yo esmago un poco la fruta con la cuchara de madera con la que revuelvo la mermelada, así la fruta se deshace por completo y queda perfecta. Pero si no queréis grumos no tenéis más que pasarla por la batidora y listo. Justo al terminar y en caliente la metemos en los botes de cristal, casi llenos hasta arriba, cerramos los botes con las tapas y les damos la vuelta, los ponemos boca abajo hasta que enfríen (yo hago la mermelada de noche y los dejo boca abajo hasta el día siguiente), así se hará el vacío y podremos conservar la mermelada por más tiempo.

Algunos apuntes: la proporción de azúcar que añado últimamente es poca, normalmente se aconseja un 50% del peso de la fruta, yo he añadido un 20%, al hacerlo así pierde capacidad de conservación, es decir, hay que consumirla en uno o dos meses. Lo mismo ocurre con este método de envasado al vacío, si queréis aseguraros de que se hace el vacío y queréis conservarla durante unos cuantos meses es mejor que hagáis el vacío sumergiendo los tarros en agua hirviendo.

Yo una vez tengo la mermelada hecha y envasada como os he explicado hoy la guardo en el frigorífico para mejorar su conservación. Espero que la disfrutéis tanto como yo ;)

viernes, 14 de agosto de 2015

Patatas fritas sin aceite (microondas)

Buenos días!! Pensaba poner una receta dulce... pero no quiero tardar más en enseñaros este aperitivo delicioso porque... ¿a quién no le gustan unas patatas fritas de paquete o chips? A mí me vuelven loca pero con la cantidad de calorías y sal que llevan me las tengo prohibidas desde hace meses... meses sin probar una triste patata frita de paquete... yo... que antes los devoraba como un león!! jaja Pues aquí traigo una opción sana o "healthy" que nos ayudará a quitarnos el "mono" de patatuelas pero sin saltarnos la dieta o siguiendo una alimentación sana. Además... yo en casa no hago fritos porque me da muuuuucha pereza usar tanto aceite y luego tenerlo acumulado para otra ocasión... así que esto me viene de maravilla para cuando quiero hacerme una comidita que va muy bien acompañada de patatas fritas ;) Lo mejor es que no se tarda nada y no se mancha nada, y las posibilidades de combinación o de sabores son infinitas, así que venga, que os da tiempo de preparar el aperitivo de hoy :D



Ingredientes (1 ración):

-1 patata mediana
-Sal
-Pimentón dulce

Preparación:

Sí... solo son esos tres ingredientes... y dos son opcionales, jejeje. Empezamos pelando la patata (aunque se podrían hacer también con piel lavando la patata muy bien previamente). Una vez la tenemos lista procedemos a cortar lonchas muy finitas, en este caso me ayudé de un pelador para dejarlas bien finas y casi transparentes.

Ponemos sobre el plato del microondas un trozo de papel de hornear antiadherente, lo cortamos a la medida del plato y encima de él vamos colocando las lonchas de patata. Ahora sólo queda condimentarlas con lo que hayamos elegido, en este caso un pelín de sal (no os paséis que cogen mucho sabor y pueden quedaros saladas) y pimentón dulce, aunque les podéis dar el sabor que queráis.

Metemos el plato en el microondas a máxima potencia durante 3 minutos (esto dependerá de cada microondas, suelen tardar entre 3 y 5 minutos), pero controlad a los 2 minutos la primera tanda de patatas para que no se os pasen. Cuando veáis que algunas empiezan a dorarse ya deberían estar, tienen que quedar crujientes, si alguna la veis blanda la ponéis unos segundos más y listo. Repetimos el procedimiento con el resto de patatas y ya tendremos nuestro picoteo listo ;)

La receta se la vi a Vikika Fitness en su instagram y buscando un poco más por la red he visto un montón de recetas similares, así que aquí os traigo mi versión con sabor a pimentón ;)

lunes, 10 de agosto de 2015

Hamburguesa de pollo cajún

Buenos días!! Hoy toca recetita salada para variar un poco... pero igual de sana que las que os pongo últimamente. Eso sí, no por ser sana hay que renunciar al sabor, por eso os traigo unas hamburguesas de pollo deliciosas, muy jugosas y con un toque de cajún que le da un sabor muy especial. Les he añadido queso en la masa porque aporta mayor jugosidad y el cajún le da un punto picante, no demasiado, lo justo para que se note pero sin que abrase, jeje. Lo mejor es que se hacen en un periquete y una vez listas las que nos sobren podemos congelarlas y así disponer de ellas para otras comidas o para una urgencia. En esta ocasión la he acompañado de ensalada, mayonesa, queso, pavo y un pan thins, pero con un buen pan de hamburguesa tiene que estar tremenda o también acompañada de un arroz. Venga, anímate a prepararlas que no te llevará más de 10 minutos ;)



Ingredientes (4 hamburguesas):

-1 pechuga de pollo
-1 huevo
-2 cucharaditas de cajún (al gusto)
-1 pizca de sal
-2 o 3 vueltas de pimienta
-40gr queso curado (el que más os guste pero que no sea muy fuerte)
-3 cucharadas de pan rallado

Preparación:

En una picadora ponemos el queso, lo trituramos hasta que quede hecho polvo.

Limpiamos la pechuga de pollo para quitarle la grasa y la cortamos en trocitos, la ponemos en la picadora y la picamos hasta que se deshaga. Ahora añadimos el resto de ingredientes en la picadora y volvemos a picar hasta que se mezclen.

Nos debe quedar una masa manejable, no muy pegajosa, si veis que se os pega demasiado añadid más pan rallado. Una vez tenemos la masa lista hacemos cuatro bolas del mismo tamaño (o si queréis unas hamburguesas más pequeñas haced más bolas de menor tamaño), y las aplastamos ligeramente para darle forma redonda (si tenéis un aparato para hacer hamburguesas os será más fácil), envolvemos cada hamburguesa por separado en papel film y ya las podemos congelar, la que vayamos a consumir en el día simplemente la dejaremos en la nevera hasta el momento de cocinarla.

Para hacerla no tenemos más que poner unas gotitas de aceite en una plancha, yo primero la pongo a fuego fuerte para que coja mucho color, le doy la vuelta y la dejo otro minuto a fuego fuerte, luego bajo el fuego a medio-bajo y la dejo cocinarse 4 minutos por cada lado hasta que está bien hecha.

Podéis acompañarla como yo, con pan, ensalada, queso, tomate, pavo y mayonesa. Acompañarla de arroz o simplemente de una ensalada. Veréis lo rica que queda ;)

martes, 4 de agosto de 2015

Pastel de algarroba y queso

Buenos días!! Ya que la lluvia y los cielos nublados han vuelto y parece que para quedarse un tiempo... hoy os traigo una receta con horno. Pero nada muy laborioso, lo justo de mezclar, al molde y al horno, que en verano no nos gusta complicarnos la vida, jejeje. Y que sea sencillo no quiere decir que no sea bueno. Este pastel de queso t algarroba es espectacular, no sólo por el sabor o porque sea light o bajo en calorías, os aseguro que la textura de la capa de queso es como una nube, no exagero nada, se deshace en la boca y es suave y aterciopelada... una auténtica pasada!! Y la capa de algarroba es ligera y esponjosa, queda muy bien y el sabor combina de maravilla, aunque si no os gusta la algarroba podéis sustituirla por cacao puro en polvo... tiene que quedar de vicio!! :D Así que si tenéis alguna fiesta o comida con amigos o simplemente os apetece un capricho dulce poneos manos a la masa que esto se hace en un plis plas ;)



Ingredientes:

-4 claras de huevo
-60ml aceite
-30gr stevia en granos
-15gr algarroba
-80gr harina de avena

-250gr queso fresco batido 0%
-3 claras de huevo
-40gr stevia en granos
-1 cucharada de harina de avena

Preparación:

Empezamos preparando la masa del bizcocho de chocolate. Para ello ponemos en el vaso de la batidora (más fácil imposible) las claras, el aceite, la stevia, la algarroba y la avena (en ese orden) y batimos muy bien hasta tener una masa espesa, oscura y homogénea, sin grumos. Podéis ayudaros después de una cuchara para mezclar bien todo, que no queden grumos de algarroba ni de avena, es fundamental. Reservamos la masa.

Ahora preparamos la tarta de queso o cheesecake, para ello ponemos en el vaso de la batidora (limpio) el queso fresco, las claras, la stevia y la avena (en este orden) y batimos de nuevo hasta tener una crema lisa, homogénea y líquida. Veréis que las texturas de ambas masas son opuestas, una bastante dura y otra muy líquida, es así no os asustéis. Reservamos.

Ahora cogemos nuestro molde (yo usé uno cuadrado) y lo cubrimos con papel de hornear antiadherente (o bien lo forráis con grasa y harina para poder desmoldar el pastel sin problemas). Echamos la masa de algarroba y alisamos la superficie para dejarla lo más plana posible. Encima echamos con cuidado y poco a poco la masa del cheesecake, podéis usar un palillo o un cuchillo para mezclar las dos masas un poco si queréis que quede efecto marmolado, yo preferí no hacerlo.

Llevamos el molde al horno precalentado a 190º durante 40 minutos aproximadamente. Al pinchar con una brocheta ésta debe salir limpia y sin restos de masa líquida. Veréis que la masa de queso adquiere un ligero tono dorado por los bordes y se habrá hinchado. La sacamos del horno, desmoldamos (sólo si hemos forrado el molde con papel de hornear) y lo dejamos con el papel sobre una rejilla. Cuando haya enfriado le quitamos el papel (o desmoldamos) y cortamos en porciones. Está todavía más rico al día siguiente, recomiendo guardarlo en un tupper hermético para que mantenga la humedad.

lunes, 27 de julio de 2015

Helado de coco y plátano (y con chocolate para golosos)

Buenos días!!! Menuda ola de calor que nos acompaña... yo no recuerdo un verano con temperaturas tan altas durante tanto tiempo y, sobre todo... sin llover!! Es que se me hace muuuy raro... Galicia sin lluvia... hasta los campos empiezan a ponerse amarillos!!! Pero bueno, seguro que vuelve pronto la lluvia, de hecho, ya ha llovido un poco... y no me extrañaría que nos viniera un agosto ultratormentoso. Pero de momento hay que soportar el calor y para ello nada mejor que heladitos. Pero mejor sin son caseros y además nos ayudan a mantener la línea, no? Por eso os traigo este helado, en realidad es como el otro que os enseñé de plátano; las variantes de este helado son infinitas, yo os doy algunas ideas, pero atreveos a innovar vosotros que seguro que os salen cosas deliciosas. Lo que más me gusta de estos helados es que no necesitas heladera ni tiempo para prepararlos, con asegurarte de tener la fruta siempre en el congelador ya lo tienes todo solucionado, en 5 minutos te estás comiendo un maravilloso helado natural y bajo en calorías. En este caso dejé una parte del helado solo con plátano y coco, a otra parte le añadí cacao puro en polvo... qué decir... el chocolate me pierde!!! Pero tan sólo con plátano y coco queda genial :D Si no queréis que se note el coco podéis triturarlo hasta hacerlo polvo, bien con una Termomix los que tengáis o con un molinillo de café, así no habrá trocitos y os quedará una textura más suave :)



Ingredientes (1 persona):

-1 plátano grande
-2 cucharaditas de coco rayado
-2 o 3 cucharadas de leche (la que uséis normalmente)
-Edulcorante líquido al gusto (o azúcar invertido o azúcar glass para que no se noten los granitos)
-1 cucharadita de cacao puro en polvo (si lo queréis de chocolate)
-Coco, perlitas de chocolate, sirope... lo que queráis para decorar

Preparación:

Lo primero, como siempre, para preparar este tipo de helados es necesario tener el plátano cortado en rodajas y congelado. Yo tengo una bolsita con plátano siempre en el congelador, así cuando me apetece helado es triturar todo y listo ;)

Ponemos el coco y la leche en el vaso de la batidora, añadimos un pelín de edulcorante o azúcar y el plátano. Trituramos todo hasta que nos quede una crema densa, de textura de helado de tarrina, homogénea y compacta.

Así ya tendríamos el helado listo. Como os decía, podéis triturar antes el coco para que quede más fino. Y si queréis hacerlo con chocolate tenéis que añadirlo ahora y mezclar con una cuchara (os hará falta más edulcorante en este caso, ya que el cacao al ser puro amarga un poco).

Si lo queréis de dos colores, dejáis la mitad de la mezcla en el bol, lo lleváis al congelador, añadís el cacao al resto de la mezcla y removéis bien con una cuchara o con la batidora hasta que se mezcle por completo. Se lo ponéis al bol de nuevo y listo.

En esta ocasión metí el helado, ya en el bol, al congelador durante 5 minutos, mientras fregaba y recogía la cocina (y mientras preparaba todo para sacar las fotos, jeje). Así se aguanta un poco más con textura de helado, sobre todo en días de taaaaanto calor ;)

lunes, 20 de julio de 2015

Banana cheesecake smoothie (batido de plátano y queso)

Empezamos la semana con fuerza y energía!!! Os traigo un super batido ideal para recuperarse después de haber hecho deporte o simplemente para refrescarse y empezar bien el día. Me encanta para desayunar, aunque a cualquier hora entra de maravilla, sobre todo si lo preparamos con antelación y lo dejamos en el frigorífico para que esté bien fresquito. El plátano es de mis frutas preferidas y en batidos queda genial, por eso a menudo lo añado en los que hago. Este smoothie es fresco, pero a la vez contundente por el yogurt y el queso, con un regusto a cheesecake pero sin resultar empalagoso. Un pequeño truco, si lo hacéis para desayunar y lo preparáis la noche anterior podéis añadir algunas semillas de chia para que adquiera una textura más sólida, a mí para los desayunos me gusta hacerlo así, y lo como con cuchara ;)



Ingredientes (1 batido):

-1/2 plátano
-100gr queso fresco batido 0%
-125gr yogurt desnatado edulcorado (o uno normal)
-Edulcorante líquido (al gusto, o azúcar)

-1/2 plátano en rodajas
-Sirope de chocolate (o lo que queráis)

Preparación:

Ponemos en el vaso de la batidora el plátano, el queso fresco, el yogurt y el edulcorante. Batimos muy bien hasta que no queden grumos y esté todo bien integrado. Probamos de dulzor y rectificamos si es necesario. Servimos en nuestro tarro o vaso. Si lo vais a dejar listo para la mañana siguiente podéis añadirle ahora las semillas de chia y remover bien, así se solidificará un poco, por eso en la foto las rodajas de plátano se aguantan en la superficie y no se van al fondo ;)

En el momento de comerlo le ponemos las rodajas de plátano, sirope, gotas de chocolate, coco, frambuesas... lo que se os ocurra y os guste. Espero que lo disfrutéis!! :)

viernes, 17 de julio de 2015

Tortitas de queso fresco

Buenos días!! Hoy os traigo un desayuno digno del fin de semana que entra, delicioso e ideal para coger fuerzas! Aunque quien dice desayuno dice merienda o... cena! Que fue lo que hice yo el otro día tras un antojazo brutal de tortitas me metí estas que veis en la cena, y tan ancha que me quedé :P Son ideales para tomar con algo de fruta fresca, aunque siempre podéis acompañar estas tortitas de queso fresco con sirope de chocolate, dulce de leche o... helado! Porque con estos calores apetecen y mucho cositas frías, yo lo acompañé de un batido de frutas bien fresquito ;) La receta es sencillita, como siempre, esta vez incluso la hice con la batidora, así que ya no puede daros nada de pereza hacerlas. Y como siempre, si tenéis una plancha o sartén grande podéis hacer varias tortitas a la vez, con lo que en 10 o 15 minutos podéis tener las tortitas listas para comer :D



Ingredientes (6-8 tortitas):

-4 claras de huevo (o 2 huevos pequeños)
-100gr harina de avena
-20gr salvado de avena
-5gr stevia o 2 cucharadas de azúcar
-1 cucharadita de aroma de vainilla
-50gr queso fresco batido 0%
-2 cucharaditas de levadura

Preparación:

Podéis hacerlos de dos formas, bien poniendo todos los ingredientes en el vaso de la batidora (dejando para el final la harina de avena) y batiendo todo muy bien hasta que nos quede una masa homogénea y algo espesa. O bien en un bol con una varilla de mano, batiendo primero las claras con la stevia o el azúcar y añadiendo el resto de ingredientes de uno en uno hasta tener una masa lisa y homogénea, sin grumos y espesa.

Cuando tengamos la masa lista preparamos una plancha, la ponemos a fuego medio alto y le echamos un poco de aceite o mantequilla, algo de grasa para que no se nos peguen las tortitas. Cuando esté caliente bajamos a fuego medio o medio bajo, echamos un par de cucharadas de masa, siempre en el centro y alisamos un poco la superficie, ya que al ser una masa tan espesa necesitamos ayudar a la tortita a que coja la forma. La dejamos que se haga por ese lado un par de minutos, hasta que veamos que los bordes están cocidos, entonces con ayuda de una espátula le damos la vuelta y dejamos que se haga otro par de minutos por el otro lado. Repetimos el mismo proceso con el resto de la masa.

Para servir las tortitas es ideal que las hagamos al momento, es como mejor saben,  acompañadas de un poco de fruta fresca y miel os aseguro que son una auténtica delicia :)

lunes, 13 de julio de 2015

Tortilla de vegetales

Buenos días!! Hoy toca recetilla salada. Estos días atrás estuve de experimentos y ante un antojo de tortilla pero en el que no tenía patatas (ni ganas de freírlas la verdad) me dispuse a hacer esta tortilla sin patatas y con vegetales. Básicamente sustituí las patatas por berenjena y pavo, y le añadí un poco de queso y cebolla para darle más sabor. Queda muy muy buena, obviamente no es una tortilla de patatas ni tiene ese sabor, pero tampoco tiene nada que envidiarle. Además, es una buena forma de incluir vegetales, sobre todo los que tengáis niños a los que les cueste comerlos o incluso a vosotros, yo no soy muy fan de la berenjena pero comidas como esta me permiten incluirla de vez en cuando en mi dieta ;) Así que sin más os dejo con la receta, espero que probéis a hacerla!!



Ingredientes (2 tortillas pequeñas):

-1/2 berenjena
-1/4 cebolla (yo puse cebolla morada)
-5 huevos
-5 lonchas de pavo
-20gr de queso (yo de oveja curado)
-Sal
-Pimienta
-Orégano
-Aceite
-1 chorrito de leche
-1 cucharadita de harina (maizena mejor) aunque es opcional

*Podéis utilizar otros vegetales (calabacín, zanahoria...), otras especias, no añadirle queso... las posibilidades son infinitas, ajustad los ingredientes a vuestro gusto y listo

Preparación:

Cortamos la berenjena en lonchas muy finitas, si tenéis mandolina os resultará más fácil. Ponemos una plancha al fuego, echamos un chorrito de aceite y ponemos las lonchas, espolvoreamos con sal y pimienta y doramos por ambos lados hasta que tomen un tono marroncito (a mí me gustan bien hechas). Cuando hayamos hecho todas las lonchas las dejamos en un plato.

Ahora echamos más aceite en la sartén, calentamos, cortamos la cebolla en cuadraditos pequeños y la doramos, yo de nuevo la dejé bien crujiente. Cuando esté hecha la ponemos en el plato de la berenjena.

Las lonchas de pavo las cortaremos en cuatro o cinco trozos, las ponemos sobre la plancha con más aceite y dejamos que se doren ligeramente por los bordes. Llevamos al plato de las berenjenas.

En un bol ponemos los huevos, una pizca de sal, pimienta, un poquito de orégano, la harina y un chorrito de leche y batimos hasta que quede todo bien mezclado. Cuando lo tengamos añadimos la berenjena y el resto de ingredientes que tenemos reservados.

Para hacer las tortillas seguimos la forma tradicional, ponemos una sartén con aceite para que no se pegue, echamos la mitad de la mezcla (o todo si sólo queréis una tortilla) y dejamos que se vaya cuajando a fuego medio-alto. Cuando veamos que por ese lado se ha cuajado y está doradito le damos la vuelta sobre un plato, volvemos a echar un pelín de aceite en la sartén y cuajamos por el otro lado, ahora a fuego medio-bajo, para que se tueste poco a poco mientras se hace por dentro.

A mí me gustan poco cuajadas, por eso la he dejado chorreando huevo, pero podéis hacerla más si la ponéis con el fuego más bajo durante más tiempo. Eso a gusto de cada uno ;)

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails