lunes, 26 de diciembre de 2016

Tronco de Navidad de crema de yogurt y frutos rojos (sin azúcar, sin lactosa y bajo en grasas)

Buenos días!! Pasada ya la primera resaca de las Navidades!! Pero seguimos a tope con las comilonas... y con los postres!! Así que para que no decaiga la cosa os traigo un tronco de Navidad, que aún quedan muchos días de fiesta por delante para celebrar. Eso sí, con el objetivo de no ganar muchos kilos estas Navidades os traigo este tronco de Navidad sin azúcar y bajo en grasas, así podremos mantener la línea sin dejar de comer rico. También es un tronco de Navidad sin lactosa, he utilizado para el relleno y cobertura yogures sin lactosa, e incluso es sin gluten (si os aseguráis de que todos los ingredientes que utilizáis, incluida la harina de avena, sean sin gluten). Así que podemos decir que es casi apto para todos los públicos, jeje. Además, es importante tenerlo en la nevera hasta 10 o 15 minutos antes de servirlo y al estar fresquito sienta muy bien después de una comida o cena copiosa. Vamos, que ideal para estas fechas. Y es muuuuuy fácil de hacer. Así que vamos allá con la receta :D


Cómo hacer un tronco de Navidad de crema de yogurt y frutos rojos


Ingredientes:

-3 yogures naturales sin lactosa
-3 huevos M
-9gr stevia en grano
-30gr maicena
-Ralladura de 1 limón

-3 huevos M
-3 cucharadas de harina de avena
-1 cucharadita de levadura
-6gr stevia en granos

-Frambuesas y granada para relleno y decoración

Preparación:

Empezamos preparando la crema pastelera de yogurt, he modificado la receta de Su (webos fritos) que es infalible, siempre sale bien y es super sencilla. Ponemos los yogures, los huevos, la stevia, la maicena y la ralladura de limón en el vaso de la batidora. Batimos hasta que quede una crema homogénea y sin grumos.

Ponemos la crema en un cazo a fuego medio, y removemos con unas varillas constantemente, no hay que dejar de batir porque enseguida espesa la crema pastelera, es cuestión de segundos, así que como os descuidéis se os puede quemar. En cuanto veáis que empieza a espesar un poco la sacáis del fuego, removéis un poco más y ya la pasáis a un cuenco, porque enseguida coge una textura muy firme. Ponemos un film por encima pegado a la crema y dejamos enfriar.

Ahora vamos con el bizcocho, sale un tronco pequeño, si queréis uno más grande o que el bizcocho sea más grueso (a mí me gusta finito) doblad las cantidades. Empezamos separando claras y yemas, las claras las batimos a punto de nieve, reservamos. Las yemas las batimos con la stevia y la levadura, luego añadimos la harina de avena y batimos de nuevo, añadimos un poco de las claras y batimos para aflojar la mezcla.

Ahora toca ir añadiendo poco a poco las claras y mezclar con una lengua de gato, para que no se bajen las claras y no perder todo el aire que les hemos incorporado al batirlas. Cuando tengamos la masa lista la ponemos en la bandeja de horno (con papel antiadherente encima) o en un molde rectangular para planchas de bizcocho. Metemos al horno (precalentado) a 180º y dejamos unos 10-12 minutos, hasta que adquiera un ligero tono dorado. Sacamos del horno, lo voltemos boca abajo sobre otro papel antiadherente y con cuidado vamos despegando el que tiene. Cuando lo tengamos enrollamos sobre estos dos papeles y un trapo de cocina limpio, y lo dejamos enfriar así.

Cuando todo esté bien frío no nos queda más que montar el tronco: desenrollamos el bizcocho con cuidado de no romperlo, cubrimos con la mitad de la crema pastelera más o menos, echamos granos de granada por encima y unas cuantas frambuesas (al gusto) y enrollamos. Cortamos un trozo para hacer la rama del tronco y lo colocamos, cubrimos todo con el resto de la crema y decoramos con más fruta.

Si os gustan los troncos con un toque de licor podéis bañar el bizcocho antes de echarle la crema. A mí me gustan así, secos. Espero que os animéis a preparar una alternativa más saludable estas Navidades :D

jueves, 22 de diciembre de 2016

Árbol de Navidad de hojaldre, pavo y queso

Pues aquí estamos un año más, con la lotería de fondo, esperando a hacernos ricos, con ese ritmillo, esa banda sonora de los niños de San Ildefonso que anuncia el comienzo de las fiestas, el comienzo de las vacaciones (para aquellos afortunados que tengan vacaciones), las comilonas en familia y con amigos, el turrón, el champán y las uvas. Un año más que pasa veloz ante nuestros ojos espectadores, un año en el que al mirar atrás vemos muchas cosas malas que por fin han pasado y algunas buenas que conseguimos recordar. Ahora es momento de comer y celebrar... y sobre todo prepararnos para el año que nos espera!! Así que vamos con esta receta, que habrá que coger energías para lo que viene ;)

Hoy os traigo una idea de aperitivo para estas fechas, el hojaldre... ese socorrido amigo que nos salva de más de una y más de dos, jeje. Esta vez convertido en árbol de Navidad, decorando nuestra mesa para la ocasión. Me encanta hacerlo relleno de jamón o pavo y queso, porque es algo que a todo el mundo suele gustar, así que es un acierto asegurado. Pero claro está que las posibilidades son infinitas: atún, sobrasada, chorizo, jamón serrano, nueces y paté... Así que aquí os dejo la idea y vosotros ponedle vuestro toque creativo :)



Cómo hacer un árbol de Navidad de hojaldre


Ingredientes:

-1 plancha de hojaldre
-1 paquete de pavo ahumado en lonchas (jamón o lo que queráis)
-1 paquete de queso en lonchas (yo uno suave)
-1 tarrina pequeña de queso de untar (normal, finas hierbas, azul... a vuestro gusto)
-1 huevo

Preparación:

Extendemos el hojaldre, extendemos el queso de untar, una capa finita, sin llegar a uno de los bordes.

Ahora cubrimos el queso con las lonchas de pavo y encima colocamos las lonchas de queso.

El siguiente paso es cortar una tira finita del lateral corto, eso lo doblamos sobre sí mismo y es lo que hará de tronco del árbol.

Ahora enrollamos el resto por la parte larga, para que nos quede un rulo finito y largo. Cortamos el rulo en 14 rodajas de un dedo de grosor más o menos.

Lo que queda es colocar las rodajas en forma de árbol: una fila de 5 rodajas, una de 4, una de 3, una de 2 y terminamos con una rodaja en la cima. Colocamos el tronco en la parte de abajo, centrado.

Ahora solo queda batir bien el huevo y pintar todo el hojaldre con él. Lo llevamos al horno precalentado a 180º durante 12-15 minutos, hasta que veáis que queda doradito. Lo podéis comer así caliente o dejarlo hecho con antelación y tomarlo frío. Está buenísimo de ambas formas :D

lunes, 14 de noviembre de 2016

Queso con membrillo 2.0: cheesecake de queso y membrillo

En Galicia uno de los postres más típicos para la sobremesa es el queso acompañado de membrillo, especialmente un queso de Arzúa-Ulloa o similar, dependiendo de la zona y del gusto de cada casa claro está, pero un queso suave y cremoso acompañado de un buen membrillo casero es una sobremesa que no puede faltar. Algo tan tradicional no podía faltar en mi blog... pero como ya sabéis que no me puedo estar quieta me puse a pensar... y le di una vuelta... y aquí os traigo mi versión 2.0 del tradicional queso con membrillo :P

No es más que una tarta de queso tradicional, en la que utilizamos como materia prima un buen queso, en esta ocasión me decanté por un queso de leche cruda Campo Capela que está buenísimo, suave pero con un punto ácido muy bueno. Y para la cobertura de la tarta, en lugar de utilizar mermelada he puesto membrillo, directamente... El resultado espectacular, una tarta fresca, no muy pesada (para ser una tarta de queso), que te devuelve a ese momento tradicional de la sobremesa pero con un toque más actual. La base de galletas es opcional, yo me animé a hacerla porque me gusta mucho su sabor y su textura en boca para este tipo de tarta, pero podéis omitirla perfectamente. Sin más, pasamos a la preparación de esta super tarta de queso con membrillo.



Cómo hacer queso con membrillo versión 2.0


Ingredientes (molde 18cm):

200ml nata para montar
-300gr queso de lche cruda (o el que queráis)
-100gr azúcar moreno
-4 huevos S
-200ml leche (yo puse desnatada)
-1 cucharada de harina (la que queráis)

-Membrillo para la cobertura

-1/2 paquete de galletas tipo Digestive (o las que os gusten)
-Un chorrito de agua

Preparación:

Empezamos por la base. Yo forro el molde con papel antiadherente para ayudarme a desmoldar la tarta, así que lo primero que hago es esto. A continuación trituramos las galletas, como es una versión en tarta de un postre tradicional no dejé las galletas muy picadas, dejé algunos "tropezones" para darle un toque más rústico. Mezclamos las galletas ya trituradas con un poco de agua, lo justo para que quede como una textura de arena mojada, y cubrimos toda la base del molde con ellas. Reservamos.

Para la tarta de queso, ponemos un cazo al fuego con la nata, le quitamos la corteza al queso, lo picamos y lo añadimos a la nata. Todo a fuego medio o medio bajo, removiendo de vez en cuando para que no se queme. Debemos dejarlo al fuego hasta que el queso se haya fundido completamente.

Mientras tanto, ponemos en un bol los huevos con el azúcar y batimos hasta que se mezclen bien y empiecen a espumar. No es necesario de dupliquen el volumen ni mucho menos, simplemente hay que batirlos bien y que espumen, nada más.

Cuando el queso ya se haya fundido apartamos del fuego, cuando haya enfriado un poco añadimos la leche bien fría de la nevera, para que vaya bajando más la temperatura. Batimos bien hasta mezclarlo todo y ahora pasamos esta mezcla, poco a poco, al bol de los huevos. Sin dejar de batir los huevos (para que no se cuajen con el calor) vamos añadiendo la crema de queso poco a poco, en forma de hilo constante, hasta haberlo mezclado todo.

Entonces añadimos la harina y batimos de nuevo, mejor añadirla tamizada para que no queden grumos y se incorpore fácilmente.

Ahora tenemos dos opciones, pasar la mezcla por la batidora para cerciorarnos de que no ha quedado ningún trozo de queso sin fundir o utilizar un colador. Yo he utilizado la segunda opción, para rellenar el molde con la crema de queso he utilizado un colador, de tal forma que la crema queda totalmente lisa y sin grumos.

Entonces llevamos ya la tarta al horno precalentado a 190º durante 30 minutos, pasado el tiempo bajamos la temperatura a 180º y la dejamos 20 o 30 minutos más, hasta que al pinchar con una brocheta ésta salga limpia pero que el centro todavía tiemble un poco, como tiemblan los flanes o las gelatinas. Así nos aseguramos de que quede jugosa.

Para la cobertura no tenemos más que coger el membrillo, si es casero mejor, ponerlo en un cazo al fuego con un chorrito de agua y calentarlo hasta deshacerlo por completo. Entonces lo añadimos por encima a la tarta (cuando termine de hornearse, claro) y lo dejamos enfriar en el molde hasta el día siguiente.

Para enfriar la tarta yo os aconsejo que una vez que termina de hornearse la dejéis en el horno con la puerta entreabierta, yo la dejé así toda la noche, así el cambio de temperatura no es muy brusco y evitamos que se baje mucho la tarta.

Espero que os guste esta nueva versión del queso con membrillo tradicional gallego :D

lunes, 7 de noviembre de 2016

Ensalada de mango, queso fresco y nueces con vinagreta de miel

Buenos días!! Hoy os dejo receta rapidita y sencilla, para una cena o como primer plato. Hay que aprovechar a tomar estas ensaladas mientras podamos, antes de que llegue el frío polar... aunque parece que ya está aquí!! Porque menudo frío hace... al menos en Galicia! jeje Esta combinación del mango con la miel me encanta para las ensaladas, si nunca habéis probado una vinagreta con miel hacedlo, porque os aseguro que os sorprenderá, yo no soy mucho de miel pero en esta vinagreta y con el mango, las nueces y el queso fresco queda de maravilla :) Sin más os dejo la receta que me voy corriendo al curro!!!



Cómo hacer la ensalada de mango con miel


Ingredientes (2 personas):

-1/2 Lechuga roble (o la que más os guste)
-1/2 mango
-1 puñado de nueces
-150gr queso fresco

-2 cucharaditas de miel
-1 cucharadita de aceite de oliva
-Vinagre de módena (al gusto, yo solo unas gotas)

Preparación:

Lavamos y cortamos la lechuga, a mí me gusta cortarla en juliana. La ponemos en un bol.

Pelamos el mango y lo cortamos en cubitos, también cortamos el queso en cubos pequeños y lo añadimos al bol.

Añadimos las nueces partidas y reservamos unas cuantas enteras para la decoración final.

Para la vinagreta batimos todos los ingredientes juntos hasta que quede un aliño homogéneo.

No nos queda más que aliñar la ensalada con la vinagreta y disfrutar de este sabor y de este plato antes de que el frío venga para quedarse definitivamente ;)

lunes, 31 de octubre de 2016

Hamburguesas de tofu, brécol y zanahoria

Buenos días!!! Hoy os traigo unas hamburguesas vegetales espectaculares, que nada tienen que envidiar a las de carne! Una alternativa a las hamburguesas tradicionales para cambiar de sabor, de textura.... y una forma fácil y sencilla de incorporar vegetales a vuestra dieta, si es que os cuesta... que a mí me encantan!! Son las primeras hamburguesas que preparo con tofu, pero no serán las últimas porque han quedado muuuy buenas. Cada vez le cojo más gusto a esto de emplear el tofu en mis recetas, ya lo habéis visto aquí con esta falsa cheesecake, y ahora con estas hamburguesas todavía más. Se hacen en un plis plas y sorprenderán a todos tus invitados!! Así que venga, ponte manos a la masa que hoy comemos hamburguesas de tofu y vegetales ;)



Cómo hacer las hamburguesas de tofu, brécol y zanahoria


Ingredientes (6 hamburguesas):

-200gr tofu
-100gr brécol
-100gr zanahoria
-100gr harina de avena sabor pizza margarita*

*Si no tenéis harina de avena con sabor no os preocupéis, añadid harina de avena normal y a mayores añadid un poco de sal, orégano, albahaca... o una cucharadita de tomate concentrado incluso! Os quedarán muuuy buenas ;)

Preparación:

Pelamos las zanahorias y las picamos junto con el brécol, lo cocemos todo al vapor durante 10 minutos o hasta que esté tierno. Cuando lo tengamos lo ponemos en el vaso de la batidora junto con el tofu bien escurrido, trituramos todo hasta que quede una pasta homogénea.

Pasamos la pasta a un bol y vamos incorporando la harina hasta integrarla por completo. Debe quedar una masa manejable pero pegajosa, así que no os paséis echando harina que no tiene que quedar una masa seca.

Para darle la forma yo utilizo un molde para hamburguesas, como esta masa es bastante pegajosa forro el molde con papel film, echo un par de cucharadas de la masa, pongo más film encima y hago la prensa con el molde, así ya me quedan envueltas y listas para congelar o guardar en la nevera.

Para hacerlas no tenemos más que poner un poco de aceite en una plancha y a fuego fuerte primero un par de minutos por cada lado y luego le bajamos y las dejamos un par de minutos más. Si las habéis congelado es mejor descongelarlas primero y luego hacerlas.

Espero que os gusten y os animéis a probarlas :D

lunes, 24 de octubre de 2016

Tarta de higos y vainilla con chocolate blanco y queso

Buenos días!! Retomamos blog... después de una graaaaaan parada... Son muchas las cosas que me ocupan el tiempo y no parece que vayan a menos... pero últimamente estoy recibiendo muchas lecciones sobre el tiempo y cómo nos preocupamos en hacer hacer hacer hacer... y tan poco en vivir... que al final es eso, vivir, que son dos días... y uno lo pasamos durmiendo ;) Así que aquí vuelvo, retomo blog y con ganas, gracias en parte a José Manuel de Come e Fala que me hizo una entrevista para su programa y reavivó en mí las ganas de cocinar, así que si queréis conocerme un poco más aquí tenéis la entrevista que me hizo (min 33 aprox).

Pero bueno, vamos a lo que vamos, una taaaarta impresionante de buena, rica, jugosa, con una mezcla de sabores irresistibles y con ingredientes raros (guiño para los que escuchasteis el programa :P). Sí sí... raros... porque lleva alubias!!! Que por qué meto alubias en el bizcocho?? Pues porque me permite crear un bizcocho jugoso y tierno sin necesidad de incorporar ningún tipo de grasa como mantequilla o aceites, así que si no has probado a incorporar las alubias ya tardas ;)

Por otra parte el sabor de esta tarta es espectacular, los higos con la vainilla crean una mezcla de aromas maravillosa. El chocolate blanco da ese toque de dulzor irresistible y la crema de queso aporta frescura y suavidad, haciendo de éste un postre muy fácil de digerir y que dan ganas de degustar una y otra vez. Vamos, manos a la masa! :)



Cómo hacer el pastel de higos y vainilla con chocolate blanco y queso


Ingredientes:

-2 cucharaditas de levadura
-200gr harina de trigo
-100gr alubias blancas (de bote, ya cocidas)
-100gr higos (aproximadamente)
-150gr azúcar glass vainillado (o azúcar glass + aroma de vainilla)
-200ml leche de almendras
-1 huevo
-Chocolate blanco al gusto (yo una tableta de 200gr, guardando una parte para decorar)

-300gr queso philadelphia light (utilicé sin lactosa)
-1 cucharadita o menos de aroma de vainilla
-2 cucharadas o más de azúcar glass vainila (en función de lo dulce que os guste)

Preparación:

En un bol ponemos el huevo junto con el azúcar y un poco de leche, batimos hasta que quede todo bien mezclado.

Trituramos las alubias junto con los higos con la batidora y cuando tengamos un puré liso lo incorporamos al bol del huevo. Batimos bien e incorporamos la levadura sin dejar de batir.

Ahora incorporamos la harina y la leche alternándolas y batiendo entre cada adición (harina, batir, leche, batir...), hasta terminar de incorporar ambos ingredientes. Cuando tengamos una mezcla homogénea añadimos el chocolate triturado, removemos un poco y echamos la masa en el molde previamente preparado (yo lo forro con papel antiadherente) y lo llevamos al horno a 180º (precalentado) durante 30-40 minutos, hasta que al pinchar con una brocheta ésta salga limpia y sin restos de masa cruda.

Cuando el bizcocho esté listo lo desmoldamos (con cuidado) y lo dejamos enfriar, mejor sobre una rejilla.

Para preparar la cobertura no tenemos más que batir los ingredientes con una varilla de mano, cuando tengamos la mezcla a nuestro gusto la llevamos a la nevera durante 15 minutos al menos para que endurezca un poco.

Para decorar la tarta no tenemos más que añadir la cobertura por encima del bizcocho, pelar y cortar unos higos y colocarlos por encima, también podemos añadir unos trozos de chocolate blanco troceados por encima. Cortamos en porciones y ya estará lista para comer :D

Espero que os guste y os animéis a prepararla :)

La tarta es apta para intolerantes a la lactosa si os aseguráis de que el chocolate sea apto para ellos, ya que lleva leche vegetal y el queso que yo utilicé también era sin lactosa.


lunes, 1 de agosto de 2016

Spaghetti de calabacín con salsa bolognesa de soja

Buenos días!! Ya hacía tiempo que no me pasaba por aquí, pero entre que las horas de tiempo libre son pocas y que quería traeros esta receta, con vídeo incluido, no he podido publicar hasta hoy. Pero la espera valdrá la pena, os lo aseguro!! Ahora que estamos en verano y muchos procuramos mantener la línea creo que os vendrá genial esta receta. Si os gusta la pasta tanto como a mí pero a veces no os viene bien comerla porque es más pesada, porque son muchos hidratos, o por el motivo que sea... esta alternativa os encantará. Los spaghetti de calabacín son facilísimos de hacer y con una salsa como la que os enseño hoy apenas notaréis diferencia con los spaghetti de trigo, creedme. El calabacín no es algo que tenga muchísimo sabor por sí mismo, por ello al camuflarlo con una salsa dará el pego totalmente y estaréis comiendo un platazo de pasta con muuuuchas menos calorías ;)


Además, la salsa que os traigo hoy es apta para todos los que no toméis carne, incluso sin lactosa si omitís el paso de añadir leche/nata o buscáis un sustituto vegetal :) No había probado la soja texturizada hasta este momento y tenía muchas ganas, todo el mundo decía que no se notaba diferencia con la carne... y yo lo confirmo!!! Es una pasada pero si haces esta bolognesa y se la das a probar a cualquier no notaría la diferencia, podría pasar perfectamente por carne picada de pollo, pavo o incluso ternera!! Así que también os animo a probarla e incluir nuevos ingredientes en vuestra dieta. Si no tenéis o no queréis hacerla con soja... no pasa nada!! Hago esta misma salsa con carne picada otras veces así que no lo pienses más y a la cocina! :D

Cómo preparar spaghetti de calabacín con salsa bolognesa de soja


Ingredientes (para dos personas y salsa para 6-8)

-1/2 pimiento rojo
-1/2 pimiento verde
-1/2 cebolla
-2 o 3 zanahorias (a vuestro gusto)
-1 cucharadita de bovril
-1/4 cucharadita de sal
-1/2 cucharadita de orégano seco
-100ml tomate natural triturado
-40ml nata (opcional)
-Agua
-Aceite

-1/2 taza de soja texturizada (o cantidad al gusto, según os guste con más o menos "carne")
-Agua

-2 calabacines grandotes (1 por persona)

-Queso rallado al gusto (yo suelo poner de oveja curado)

Preparación:

Yo suelo hacer la salsa el día anterior, con estas cantidades os dará para 6-8 raciones. Lo que suelo hacer es congelar individualmente el resto de raciones que no voy a consumir y así tengo la salsa lista para consumir en cualquier momento.

En una olla grande ponemos un chorro de aceite y una pizca de sal. Pelamos y picamos la zanahoria en cuadraditos menudos, añadimos a la olla y ponemos la tapa, que se vaya pochando. Cortamos los pimientos y la cebolla también en cuadraditos pequeños y añadimos a la olla. Añadimos la sal y vamos removiendo de vez en cuando, hasta que estén todos los ingredientes casi listos, la zanahoria debe quedar tierna, que no se deshaga.

Mientras ponemos en un tazón la soja con agua, para que hinche.

Cuando las verduritas estén listas añadimos el orégano y el bovril. Removemos. El tomate y removemos de nuevo. Ahora añadimos la soja y mezclamos todo bien. Añadimos un chorro de agua, lo suficiente como para que más o menos quede todo casi cubierto de agua y dejamos cocer a fuego medio sin tapa durante 20 minutos o hasta que veamos que se ha evaporado casi toda el agua y nos quedan las verduritas con algo de salsa. La cantidad de líquido que queráis en la salsa es al gusto, a mí me gusta que no quede mucho.

Cuando ya esté la salsa lista es el momento de añadirle, si os gusta, la nata (o leche) y remover bien. A mí me encanta ese punto cremoso que le deja.

Para hacer los spaghetti de calabacín los pelamos y los rallamos con un cortador para hacer forma de spaghetti, hay muchos en el mercado. Este que os enseño fue un regalo de harinas Yolanda :)


Los spaghetti los salteamos con un pelín de aceite durante un minuto o dos, que queden al dente. Los ponemos en dos platos, echamos unas cuantas cucharadas por encima de los spaghetti y rallamos un poco de queso. ¡Y listo para servir! Os aseguro que no notaréis la diferencia de la soja con la carne. es una pasada, no podía creerlo! jejeje

lunes, 4 de julio de 2016

Fajitas de arroz y vegetales con queso

Buenos días! Hoy os traigo una receta rapidita, para todos esos días donde no tenemos tiempo a preparar cosas en la cocina. Pero es que además puede ser receta de aprovechamiento! Pero vamos al principio, adoro las fajitas, bueno, no todas, las fajitas de trigo integral porque queda super crujientes. Y me encanta comerlas al estilo clásico mexicano, pero de tanto tomarlas de la misma forma una se acaba aburriendo un poco. Así que un día me planté con un exceso de arroz cocido y un par de pimientos a medio consumir en la nevera. De ahí el plato que os traigo hoy, que combinando con unas buenas especias (cajún o ras el hanout) lo convierten en una auténtica delicia :D El plato consiste en una fajita bien crujiente (bueno, o a tu gusto), una base de arroz caliente, queso de calidad y lechuga romana. Os aseguro que la combinación no os defraudará y, además, es un plato que resulta bastante ligero para el verano y ahora que empieza a llegar el calor (en Galicia aún está asomando la patita, jejeje). Espero que os animéis a probarlas y hacer vuestra propia versión de mi receta ;)



Cómo hacer fajitas vegetales con arroz y queso


Ingredientes (2 personas):

-4 fajitas de trigo integrales pequeñas (o las que os gusten)

-2 puñados de arroz thai cocido (o cualquier arroz que os haya sobrado y ya tengáis cocido o lo cocéis en el momento)
-1 trozo de pimiento rojo
-1 trozo de pimiento verde
-1 trocito de cebolla
-1 cucharadita de especias cajún o ras el hanout, con las dos queda de maravilla
-3 cucharadas de salsa de soja (yo utilizo kikkoman baja en sal)
-1 cucharada de ketchup (yo utilizo heinz bajo en azúcar)

-40gr de queso en cuña (yo suelo utilizar de cabra pero no muy curado)
-1/2 lechuga romana

Preparación:

Cortamos los pimientos y la cebolla en trocitos pequeños y los ponemos en una sartén con un chorrito de aceite. Tapamos con una tapa y dejamos que se pochen, vamos removiendo de vez en cuando para que no se quemen y se hagan por igual.

Una vez que las verduras están pochadas añadimos las especias que hayamos elegido, la salsa de soja y un poquito de agua, removemos y dejamos que evapore. Entonces echamos el ketchup y el arroz. Removemos bien y dejamos reposar a parte, manteniendo el calor al mínimo hasta que terminemos el resto del plato.

Cuando las verduras estén listas vamos calentando las fajitas en una sartén, hasta que estén doradas por cada lado. Llegados a ese punto sacamos la fajita del fuego, la doblamos por la mitad y la ponemos de pie, con la abertura hacia abajo, para que no se ablande y quede crujiente. Hacemos lo mismo con las otras tres.

Cortamos el queso en bastones y la lechuga en rodajas, ponemos ambos ingredientes en una fuente. Servimos el arroz en una fuente honda o mini bol. Y ponemos las fajitas en otra fuente pequeña. Me gusta llevar esto así a la mesa para que cada comensal pueda montarse su propia fajita a su gusto, con más o menos cantidad de arroz, queso o lechuga según sus preferencias.

Espero que os gusten y las disfrutéis este verano, ya veis que estas fajitas fitness nos ayudarán a mantener la línea... siempre que seamos capaces de comer solo una o dos! jeje ;)

lunes, 27 de junio de 2016

A maceta (restaurante)

Buenos días! Hoy toca irnos de ruta gastronómica de nuevo. Seguimos en Compostela y, esta vez sí, con un restaurante que abrió hace muuuuy poquito y que parece que está teniendo bastante éxito. Y no es de extrañar... lo tienen todo a favor: situación geográfica, diseño, carta con productos de calidad y buen personal. ¿Que de qué os estoy hablando? Pues nada más ni nada menos que de A Maceta, aunque si queréis curiosear más sobre cómo es el local y cómo son ellos podéis ir a su Facebook ;)

A maceta está situado en la Rúa de San Pedro, número 120. Ojo! No os despistéis, id mirando los números de las calles porque no tienen cartel fuera, en la puerta!! Es encima del portal donde lo tienen!! De hecho... casi me paso de local cuando fui a comer allí, menos mal que llevaba apuntada la dirección (jeje).

Lo mejor es el exterior :)


El local es chiquitito, no sé si tienen comedor en la parte de arriba, pero a pesar de sus dimensiones está muy bien decorado, no da sensación de agobio, si no todo lo contrario: resulta muy acogedor, agradable e incluso relajante en mi opinión. ¿Lo mejor? Para mí, sin duda alguna, la terraza. De hecho, escogí el día a propósito para poder comer fuera. No hay cosa que más me guste que comer al aire libre y, teniendo la oportunidad en un restaurante, siempre lo prefiero :)


El exterior es tan bonito como el interior, con toques que mezclan lo tradicional con lo moderno, lo "enxebre" (rústico) con lo industrial o maker (incluso "do it yourself" diría yo). Curioso detalle del muro del patio recubierto de ladrillo estratégicamente colocado para ser utilizado como estantes para la decoración con plantas. Y, aunque el día que fui yo no estaban puestas, lo mejor sería comer en el centro del jardincito... así que tendré que volver :P


Qué comer en A Maceta


Para comer quisimos probar varios platos, así que pedimos tres que fueron más que suficientes para llenar nuestras barrigotas. El primero de ellos, que siempre pido en todos los restaurantes a los que voy y lo tienen, fue el crujiente de langostinos. Langostinos rebozados con maicitos (kikos) que le dan un punto super rico, la cobertura super crujiente y no se deshacía mucho (punto a su favor, no hay cosa que más odie que quedarme sin el crujiente porque se despega del langostino). Y la salsa de acompañamiento (que no recuerdo el nombre y no sabría deciros qué lleva porque tenía muchos sabores) estaba immmmmpresionante. Vamos, para "rebañar" el bol hasta no dejar nada ;)


El segundo plato, que ya había visto en Redes Sociales y me  moría por probarlo, fue el gua bao de chipirones con mayonesa de cítricos. ¡Oh-Dios-Mío! Volvería sólo por comer eso!!! Absolutamente delicioso, el pan estaba perfecto, en su punto, super tierno, suave, esponjoso incluso... los chipirones bien hechos, con su textura crujiente y... la mayonesa de cítricos es un puntazo!! Le queda super bien y aunque el primer bocado se te hace super raro (para mí, claro, que estoy acostumbrada a los dulces de limón y es como: oh limón, tarta, mmm... chipirón? mayonesa?? qué?) pero luego.... desearía que no se terminara nunca!! El sabor es espectacular, os lo aseguro. Si tenéis oportunidad yo no dejaría de probarlo, además, super bien de precio (poco más de 5€).


Y en último lugar pedimos un plato que no estaba en la carta, la hamburguesa de vaca rubia gallega. Qué deciros... con este plato me pasó algo que no me pasa muy a menudo... Soy bastante emocional y puedo llegar a recuerdos lejanos en el tiempo sólo por olores o sabores, llegando a experimentar las mismas sensaciones que viví en su momento. Pues con esta hamburguesa no sólo reviví un momento... reviví una experiencia genérica: sabe a Galicia! Si tuviera que describir su sabor sería ese, Galicia en verano. Sabe a churrasco, a brasa, a choricitos criollos, a playa, a Estrella Galicia, a pimientos de padrón, al sol sobre la piel, a brisa suave de mar, a pies descalzos sobre la hierba... Sé que se me está yendo un poco la olla. Pero el sabor me hizo sentir todo eso. Ahora, si tuviera que describir de una forma más objetiva, quizá diría que sabe a brasa, a leña, tirando a churrasco. Espectacular, vamos! Otro plato que recomiendo :)


Como veis, en general cuidan mucho las presentaciones, algo que valoro muchísimo y se agradece ¡siempre! Las raciones tienen un tamaño suficiente como para llenarte sin provocarte un empacho y los camareros son muy atentos y simpáticos. La única pega que podría ponerle es que las mesas (las de fuera en las que comimos nosotros) se hacen un poco pequeñas, ya veis, por ejemplo en esta última foto, que casi no nos cabía todo lo que teníamos en la mesa (perdón por las fotos y ese super cuchillo que sale en la última...).

¿Y postres? Pues no llegamos a probar, la verdad es que con eso fue más que suficiente para saciarnos. Y cierto es que ninguno de los postres que tenían me llamaba especialmente la atención... pero será cuestión de volver y probar alguno. Espero que mi experiencia en A Maceta os anime a ir a probar este nuevo espacio gastronómico que tenemos en Compostela :D

Podéis ver más platos y postres en mi twitter, siguiendo los enlaces, porque sí... volví... y volveré! :)

Ración de pan con tomate
Huevo delicioso, ovo etc.
Unas zamburiñas excelentes
Y de postre banoffe y cítricos, no pude elegir solo uno ;)

lunes, 20 de junio de 2016

Mermelada de melocotón y kiwi sin azúcar

Buenos días!! Traigo nueva receta y esta vez una que me encanta!!! Aunque todas las recetas que publico me gustan, algunas me gustan todavía más, no sólo porque de sabor estén buenas, si no también, como en este caso, porque son facilísimas de hacer y en poquiísimo tiempo!! En este caso tendremos una mermelada super buena en tan solo 6 minutos... 6 minutos!! Nada de remover, de esperar, de estar pendiente... Solo 6 minutos!! Y mermelada lista! Además, es una mermelada sin azúcar, a la que le añadí un poco de edulcorante porque los melocotones no eran muy dulces (el ansia de no poder esperar a que estén de temporada, jeje) pero si la fruta está bien dulce no sería necesario añadir nada más. También le añadí limón para mejorar la capacidad de conservación, pero si la vais a consumir en 1 o 2 días podéis obviarlo. En esta ocasión utilicé melocotones porque es una de las frutas que más me gustan para la mermelada, y un kiwi que tenía ya a puntito... pero podéis usar las frutas que más os gusten así que no tenéis excusa para no probar esta mermelada :D



Para que queda la textura de mermelada he utilizado semillas de chía, algo que había visto hacer en otros blogs y webs... pero no me fiaba mucho de cómo quedaba... más que nada porque no confiaba en la fuente. Pero el otro día publicó una receta similar Mirta de Dulce sentimiento, así que si ella lo hizo y le quedaba bien ya no tenía excusa para no probar. La que os traigo hoy es una modificación de su receta de mermelada fitness, os animo a probar cualquiera de las dos ;)


Cómo preparar mermelada sin azúcar en 6 minutos


Ingredientes (1 tarro pequeño):

-2 melocotones
-1 kiwi
-1 cucharadita de zumo de limón
-1 cucharadita de semillas de chía
-1/2 cucharadita de edulcorante líquido

Preparación:

Empezamos pelando los melocotones y el kiwi y cortándolos en trocitos pequeños. Ponemos la fruta en el estuche de vapor Lékué, o en una vaporera o si no lo queréis hacer al vapor en una sartén, pero os llevará un pelín más de tiempo. Añadimos el limón y llevamos el estuche de vapor al microondas durante 4 o 4,5 minutos. Pasado el tiempo la fruta debe estar ya cocida y si la aplastamos con un tenedor o cuchara se deshace fácilmente.

En este momento tenemos dos opciones, si os gusta la mermelada con trozos, como a mí, vamos aplastando ligeramente la fruta hasta dejar la cantidad de trozos que nos guste. Si no, podéis triturar todo con la batidora.

Hecho eso, añadimos el edulcorante y las semillas de chía, mezclamos muy muy bien y echamos en el bote. Dejamos enfriar antes de cerrarlo con tapa y cuando esté frío cerramos y llevamos a la nevera.

lunes, 13 de junio de 2016

A Horta do Obradoiro (restaurante)

Buenos días!! Hoy quiero hablaros de mi experiencia probando un nuevo restaurante (nuevo para mí... que llevaba casi un año buscando la ocasión para ir... jeje). Estoy pensando en inaugurar una nueva sección, sobre restaurantes o sitios en los que comer... principalmente en Compostela, que es donde resido actualmente ;) ¿Qué os parece? Yo creo que me resultaría útil, porque muchas veces me preguntan amigos y familiares dónde comer o cenar en mi ciudad y tengo que ponerme a pensar en qué restaurante gustará más y, a veces, me acuerdo a posteriori de un sitio o de tal comida que podría resultarles de interés. Así que tener una sección en el blog donde recopile esto puede ser muy útil :D


Mi experiencia en A Horta do Obradoiro


El caso es que hoy os hablo de A Horta do Obradoiro (rúa has hortas, 16). Un sitio al que llevaba un montón de tiempo queriendo ir y que, a pesar de las altas expectativas que llevaba, no decepcionó en absoluto. En su web podéis conocer al equipo, dos chefs que parecen requetemajos y, al menos uno lo es seguro, que lo he conocido a ir a comer y me ha encantado que me preguntara tras la comida si me había gustado todo, además de comentarme que estaban colaborando en la cena solidaria contra el cáncer que se celebra anualmente en Compostela (un punto más a su favor :D). Aunque en general el trato de todo el personal fue impecable, atentos, educados y con una sonrisa en la cara; algo que valoro muchísimo y para mí resulta imprescindible cuando como fuera, puesto que no sólo voy a comer... quiero una experiencia gastronómica. Y eso pasa por el trato, el entorno y todos los detalles que guardan relación con la comida.

Tan sólo un detalle que debéis tener en cuenta si queréis probar este restaurante: RESERVAD. Yo intenté ir un domingo a comer, llamé el jueves o viernes para reservar y ya no había sitio!! El camarero me dijo que para comer un domingo es bueno reservar el martes... Por semana no hace falta tanta antelación, pero siempre puede coincidir con algún evento/congreso/reunión/CualquierCosaDeLasQueSeCelebranEnCompostela y quedaros sin sitio, así que reservad, reservad y reservad :)

A parte de eso, que tampoco es que sea malo en mi opinión, el resto es fabuloso. El jardín me parece precioso y me quedo con ganas de probarlo, aunque casi mejor para cenar, que a medio día con el sol y calor que hizo días atrás era para morirse (sobre todo los que somos de tensión baja... jeje). Y por dentro es precioso, una casa de piedra tradicional reformada, con toques modernos y otros más vintage que hacen de éste un lugar único. Me encantaron los mantelitos de ganchilllo plastificados (estoy por pedirle a mi abuela que me haga unos) y las flores frescas en cada mesa, con un centro pequeñito que no molestaba pero que resulta muy agradable encontrártelo.


Qué comer en A horta do Obradoiro


Para comer pedimos croquetas para compartir, que estaban buenas pero ligeramente ácidas. No sabía si es que estaban hechas con nata fresca o algo de yogurt, así que preguntamos a los camareros, el chef dijo que estaban probando nuevas marcas de leche fresca para la cocina y que, probablemente, la marca con la que hicieron nuestras croquetas tenía un sabor más fuerte y por eso quedaba ese regustillo como a limón. Pero vamos, esto es por gustos, tampoco me resultaba desagradable, estaban muy buenas de hecho y con una textura perfecta (melosas por dentro y crujientes por fuera). Además, el hecho de que preguntasen y nos diesen la explicación al instante me pareció estupendo por su parte. De las croquetas no hice foto, pero sí del entrante que nos pusieron mientras esperábamos por la comida. Una crema deeeeeeeliciosa, super untuosa y con un sabor espectacular :D



Como plato principal me decanté por la Pescada en tempura con guacamole e tomatiño picante. Si habéis leído mi post anterior veréis que últimamente me da mucho por la mezcla pescado+guacamole :P El caso es que estaba perfecto: el pescado en su punto, la tempura ideal, super crujiente y sin resultar aceitosa; y el guacamole muy natural, con sus trocitos de aguacate pequeñitos y muy muy bueno. La combinación es realmente exitosa y la cantidad me pareció más que suficiente.



Cómo no... el postre no podía faltar, aunque os aseguro que ya no tenía hambre. Al ver llegar mis Filloas caramelizadas rellenas de crema pensé que me moría!! Tres filloas!!! Con su más que suficiente relleno de crema!! Tres!!! Vamos, que genial eh! Ya se sabe, somos gallegos: vale más que sobre que no que falte :P Absolutamente deliciosas, y eso que yo no soy super fan de la crema pastelera ni los postres hechos con ella (lo sabréis si seguís mi blog por las pocas veces que aparece), el toque del caramelo crujiente me pareció super original y muy acertado el combinarlo con fresas, aunque yo pondría algunas más, ayudan a refrescar el paladar entre filloa y filloa ;)



Como veis, experiencia gastronómica recomendada 100%. Volveré seguro a probar más platos y espero que esta breve reseña os ayude a elegir este lugar para probar nuevos platos en Compostela :)

lunes, 6 de junio de 2016

Merluza a la plancha con guacamole y patatas al vapor

Buenos días!! No tengo tiempo ni para estar escribiendo esta receta... pero tampoco quiero abandonar el blog! Así que saco un minuto de donde no lo tengo y os dejo este post. Mi ausencia se debe, en gran parte, a que estoy a tope intentando escribir mi tesis... algo más complicado de lo que yo pensaba (ilusa!! jajaja). Pero es que al mismo tiempo tengo un trabajo... y últimamente no dejan de salir eventos suuuuper interesantes que no quiero/puedo perderme. Así que mi agenda no deja huecos libres estas últimas semanas. Pero bueno, más allá de este estrés (sarna con gusto no pica... todo hay que decirlo :P), quería dejaros esta super receta, que de receta tiene poco, es más bien la mezcla de ingredientes lo que hace a este plato que sea perfecto. La idea no es mía (más quisiera), es de mi adorada tía que tiene un gusto espectacular para mezclar sabores. Además, ahora que empieza a hacer calorcito este tipo de platos entran mejor, así que animaos a probarlo que seguro que os gusta :D


Cómo preparar merluza a la plancha con patatas al vapor y guacamole


Ingredientes (2 personas):

-4 toros de merluza
-2 patatas
-1 aguacate
-1 tomate
-1 trozo de cebolla (al gusto de cada uno)
-Sal
-Pimienta
-1 lima
-Aceite de oliva (de calidad por favor!! que la diferencia para este plato es abismal)

Preparación:

Salpimentamos la merluza y la ponemos en la plancha con un pelín de aceite, debe quedar un pelín dorada por fuera y bien hecha.

Mientras tanto preparamos el guacamole. Ponemos en un bol (o en la batidora si queréis hacerlo más fácil) el aguacate cortado en trozos junto con el tomate y la cebolla. Machacamos todo muy bien (o con la batidora lo trituramos) hasta que quede cremoso. Entonces añadimos sal (pimienta si queréis) y el zumo de lima, empezad añadiendo solo el zumo de media lima, y si veis que se os queda corto y queréis mayor intensidad añadid el resto de zumo. Mezclamos bien y ponemos en un cuenco.

Pelamos las patatas, las cortamos en rodajas finitas y las cocemos al vapor con una pizca de sal. Yo utilizo mi estuche de lékué para cocerlas en el microondas, que en 6-7 minutos las tengo listas y queda deliciosas, se deshacen en la boca y están super buenas.

Para servir ponemos las patatas con un chorro de aceite sobre ellas, los dos toros de merluza por persona y una o dos cucharadas de guacamole.

La mezcla es espectacular, os lo aseguro! ;)

lunes, 9 de mayo de 2016

Ensaladilla rusa crujiente

Buenos días!! Vuelvo después de un tiempo de ausencia, pero han sido semanas de mucho trabajo y viajes por lo que no he podido pasarme por aquí ni para ojear vuestros platos... de ahí que tenga pendientes unos cuantos miles de post para leer, jejeje. Pero con calma, porque el trabajo sigue ahí y las demás obligaciones también, así que aunque no me pasee mucho por aquí será por razones de peso. Hoy os traigo una receta que todos sabéis hacer, la ensaladilla rusa. Probablemente sea de mis platos favoritos. Pero os la traigo con un toque diferente, todo aprendido de mi tía, que es una crack en cuestiones de innovación y estilo, tanto en moda como al parecer en cocina ;) Una ensaladilla menos calórica, porque no va llena de mayonesa, tan solo ligeramente cubierta por ella, y acompañada de semillas y maíz frito que da un toque super crujiente y delicioso. Si os gusta este plato os animo a prepararlo, porque además de sencillo queda super bueno. Y ahora que parece que el verano se va acercando (aunque en Galicia volvamos a ver la lluvia a diario...) y las temperaturas agradecen platos más fresquitos resulta ideal :D



Ingredientes (3-4 personas):

-2 patatas
-2 puñados de judías frescas
-2 zanahorias grandes
-2 latas pequeñas de atún
-2 puñados de guisantes frescos
-2 huevos
-1 lata de pimiento morrón
-Aceite de oliva
-Sal
-Semillas (las que queráis, yo usé lino y sésamo blanco y negro)
-Maíz frito
-Mayonesa (yo siempre Hellmann's)

Preparación:

Ponemos los huevos a cocer en una olla, hasta que estén duros. Unos 10 minutos desde que hierve el agua.

Pelamos las patatas y las zanahorias y las cortamos en cubitos, la zanahoria más pequeña que la patata.

Lavamos las judías y las cortamos en trozos, del mismo tamaño que la patata aproximadamente.

Desgranamos los guisantes y llevamos todo a cocer. En este caso lo vamos a hacer al vapor, procurando que las judías, guisantes y zanahorias queden al dente. La patata debe quedar cocida, pero ojo con pasarse que se deshará y no servirá.

Yo utilizo el estuche de vapor de Lekue o la ogya de Lekue, dependiendo de la cantidad. Y voy cociendo por tandas, así controlo el punto de cocción de cada ingrediente, además, mientras se cuece uno voy pelando y cortando el siguiente, sin perder tiempo.

Cuando tengamos todo cocido lo ponemos en un bol grande, añadimos el atún, un poco de sal y un chorro generoso de aceite de oliva, de buena calidad porque se va a notar mucho su sabor y os aseguro que la diferencia entre utilizar un buen aceite o uno convencional es abismal.

Pelamos los huevos, los cortamos en trozos y los añadimos al bol. Cortamos el pimiento morrón en trozos y lo añadimos también. Removemos bien y dejamos que enfríe.

Para servirlo a mí me gusta hacerlo en cada plato, aunque podemos hacer lo mismo en una fuente o bandeja grande.

Ponemos unas 6-8 cucharadas de la ensaladilla en el plato, lo estiramos por toda la superficie del plato. Le ponemos unas 2 cucharaditas de mayonesa y la esparcimos sobre las verduritas, para que se reparta la mayonesa por toda la superficie. Para terminar espolvoreamos unas semillas y añadimos maíz frito que habremos picado previamente, lo ideal es que no picarlo mucho, para que queden algunos trozos grandes y crujientes.

Y ya está lista para comer, espero que os guste esta versión de la ensaladilla rusa, a mí me encanta :D

Este plato también se puede preparar para llevar, lo único que debemos hacer es poner las semillas y el maíz en un tarrito de cristal a parte y añadíselo en el último momento, para mantener el efecto crujiente ;)

lunes, 14 de marzo de 2016

Doughnuts de melocotón al horno

Para tener el día redondo no tienes más que empezar por desayunar un potorro!! No... no me he vuelto loca!! :P Os digo esto porque estos doughnuts está hechos con potorro... de melocotón! Os hablo de las conservas Potorro gourmet, una empresa española de reciente creación que utiliza el propio nombre de su marca como estrategia de marketing. Y con lo que me gusta a mí el marketing y la publicidad (que además me dedico a ello) no podía perder la oportunidad de meter baza en su twitter "jugando" con su nombre, así es como me contactaron y me enviaron un par de mermeladas para probarlas, y están... muuuy buenas! Y no porque me las hayan regalado eh! Que si no me gustaran os lo diría, pero es que al menos la de melocotón me chifla, porque tiene trocitos grandes y no es excesivamente dulce, vamos, como a mí me gusta. La de fresa... no podría deciros porque no es una mermelada que me entusiasme en general, de hecho, ni la compro ni la hago en casa nunca!! jeje

Bueno, al lío. Los doughnuts!! No penséis que son los típicos doughnuts, porque estos van al horno y no son con masa de pan. Más bien son como un bizcocho jugoso, ideal para desayunos y meriendas. Además, es una forma original de presentar un dulce, alejándonos un poco del típico bizcocho. La mermelada de melocotón le da un sabor muy rico aunque muy sutil, si preferís cambiar el sabor de la mermelada podéis hacerlo sin problemas. Lo mejor es que en 30 minutos los tenéis listos para comer, así que son geniales para hacer cuando tienes prisa ;)



Ingredientes (6 doughnuts grandes):

-2 huevos M
-100gr harina de trigo
-2 cucharadas de azúcar moreno (o stevia o lo que queráis)
-90gr mermelada de melocotón
-1 cucharadita de levadura

-Mermelada de melocotón para la cobertura

Preparación:

En el vaso de la batidora ponemos todos los ingredientes. Batimos hasta que quede una crema homogénea y todos los ingredientes se hayan mezclado bien.

Untamos el molde con aceite o spray desmoldante, echamos la masa en los agujeros, sin llegar hasta arriba que luego crecen. Metemos al horno y horneamos a 190º (horno precalentado) durante 10-12 minutos, hasta que veáis que empiezan a dorarse. Desmoldamos, dejamos enfriar un par de minutos y desmoldamos sobre una rejilla.

Ahora solo queda triturar un poco más de mermelada y untar los doughnuts con ayuda de un pincel de repostería, así se impregnarán y quedará como el típico glaseado de los doughnuts originales pero mucho más light ;)

lunes, 22 de febrero de 2016

Falso cheesecake de limón

Buenos días!!! Aprovechando el fin de semana de sol y calor que tuvimos os traigo receta fresquita, a ver si animo a que siga el sol con nosotros!! :P Se trata de un cheesecake... bueno, más bien de un falso cheesecake, ya que no lleva queso!! Basándome en la receta de panna cotta de tofue que publiqué hace unas semanas se me ocurrió hacer algo similar pero en formato cheesecake y de limón, ya que conseguí unos naturales preciosos y con muuuuucho aroma. Sale una tarta super fresquita, muy baja en calorías y sin azúcar. La podéis hacer como os la presento yo, con la base de galletas, aunque también la podéis presentar en vasitos, sin base o con base de galletas trituradas, frutos secos o lo que más os guste. Lo mejor es que no se tarda nada en hacerla y con un par de horas en la nevera ya cuaja, así que animaos y probadla que está muy buena!! :D



Ingredientes (molde 15cm):

-1/2 rulo de galletas integrales s/azúcar y s/sal (o las que más os gusten)
-1 cucharadita de mantequilla light
-1 cucharadita de agua (o dos si veis que la masa está muy seca)

-15gr stevia en grano
-300ml leche de coco
-Zumo y ralladura de 1 limón (si queréis más sabor poned 2)
-150gr tofu firme
-12gr gelatina en láminas
-60ml agua

Preparación:

Forramos el molde con papel antiadherente. Reservamos.

Ponemos las galletas en una bolsa y las aplastamos con el rodillo de amasar hasta hacerlas polvo (o en la picadora). Las mezclamos con la mantequilla y el agua, debe quedar como arena mojada. Cubrimos toda la base del molde y alisamos para que quede todo igual.

Ahora ponemos la gelatina a remojar en agua.

Trituramos el tofu junto con la leche de coco con la batidora, debe quedar una crema sin grumos. Añadimos la ralladura de limón y batimos de nuevo.

Ahora ponemos a calentar el zumo de limón y el agua, hasta que hierva. Apagamos el fuego, escurrimos la gelatina y la echamos en el zumo de limón. Removemos bien hasta que se deshaga por completo.

Echamos la mezcla de gelatina en la de tofu y batimos con la batidora durante uno o dos minutos, hasta que todo se mezcle completamente. Esto hay que hacerlo rápido para que la gelatina no cuaje al instante. Es importante empezar a batir antes de añadir el líquido caliente. Así se irá mezclando y cuajará de forma homogénea.

Echamos la crema sobre la base de galletas y llevamos al frigorífico hasta que cuaje, mínimo 2 horas.

Espero que os guste!! Y ya sabéis, es una tarta de queso, sin queso, muy light, porque apenas contiene grasas y no tiene azúcar. Si conseguís unas galletas sin gluten también podría ser apta para celíacos. Y si cambiáis la mantequilla por margarina puede ser apta para intolerantes a la lactosa ;)

domingo, 14 de febrero de 2016

Tarta de chocolate y queso para cumpleaños (baja en grasa y sin azúcar)

Buenos días!! Y feliz San Valentín a todos los que lo celebréis! En mi caso no celebro san valentín... pero sí celebro mi cumple :) Y hoy con esta super tarta, que además de estar muuuy buena no tiene azúcar y es baja en grasa, vamos, como digo últimamente, es muy fitness :P Es la tarta con la que celebré mi cumple  el de mi padre y mi hermano, que al cumplir con una semana de diferencia ya aprovechamos y vamos los tres juntos. Un bizcocho super rico, nada seco, de estos intensos, no super esponjosos, el típico bizcocho de tarta de chocolate contundente que me encanta pero sin resultar nada pesado :D Y la cobertura... no puede ser más sencilla ni estar tan buena!! Así que os recomiendo encarecidamente que la probéis, porque esta tarta de chocolate y queso sin azúcares y hecha con avena no tiene desperdicio ;)



Ingredientes (molde 18cm):

-200gr harina de avena
-150gr alubias rojas
-25gr stevia en granos
-1 cucharadita de levadura
-1 cucharadita de bicarbonato
-25gr cacao puro en polvo
-3 huevos
-200ml leche de avena
-Chips de chocolate

-180gr queso philadelphia light
-1 cucharada de cacao puro en polvo
-1 cucharadita de edulcorante líquido (id añadiendo poco a poco y probando hasta encontrar el punto de dulzor que os guste)
-2 o 3 gotas de leche para rebajar la consistencia (opcional)

Preparación:

En esta ocasión utilicé dos moldes desechables de aluminio, lo primero que hice fue untarlos con aceite con ayuda de un trozo de papel de cocina, para que me resultase más fácil desmoldar los bizcochos.

Ahora batimos los huevos con la stevia, hasta que se mezcle, no hace falta montar los huevos. De hecho, podéis hacerlo todo en la batidora de triturar. Añadimos la levadura, el bicarbonato y el cacao y batimos de nuevo. Ahora añadimos las alubias y trituramos todo hasta que no queden restos.

Por último, añadimos la harina de avena y la leche de avena alternándolas y batiendo entre cada adición (harina, batir, leche, batir, harina, batir...).

Cuando tengamos la masa lista la repartimos en dos moldes (podéis hacerlo todo en el mismo y luego cortar dos discos). Yo utilizo una cuchara para helados para repartir la masa equitativamente entre los dos moldes. Añadimos unos chips de chocolate por encima y llevamos al horno precalentado a 190º unos 20-30 minutos. Cuando estén listos los dejamos enfriar sobre una rejilla.

Para la cobertura no tenemos más que poner todos los ingredientes juntos y batir con una batidora de varillas, bien a mano o con máquina, pero a mano se puede hacer perfectamente, sobre todo porque es poca cantidad.

Cuando los bizcochos estén fríos, colocamos uno sobre el plato de servir, echamos algo menos de la mitad de la cobertura en el centro y untamos toda la superficie con ella, será nuestro relleno. Colocamos el otro disco de bizcocho encima y echamos el resto de la cobertura. Terminamos decorando con más chips de chocolate al gusto.

El corte y la textura de los bizcochos lo podéis ver en mi Instagram ;)

lunes, 1 de febrero de 2016

Panna cotta de chocolate y tofu

Buenos días!! Empezamos con las recetas de san valentín, que no queda nada!! Pero para los que no lo celebréis tampoco pasa nada, porque estas panna cottas son ideales para cualquier momento del año, sobre todo para cuando tenemos un antojo de chocolate tremendo, porque son puro sabor a chocolate pero con poquísimas calorías!! Están hechas con tofu, que si no lo habéis usado nunca, tranquilos, no aporta nada de sabor, pero deja una textura perfecta, como la panna cotta tradicional. Además, si utilizáis agar agar en lugar de gelatina tenéis un postre totalmente vegano. Y lo mejor?? Se hace en 10 minutos de reloj!!! Y luego sólo hay que dejarlas cuajar, que con un par de horitas es suficiente. Te animas a probarlas? :D



Ingredientes (9 panna cottas):

-250gr tofu firme
-200ml leche de coco (bebida de coco, yo utilizo Alpro)
-10gr stevia en granos
-60ml agua
-4 hojas de gelatina (8gr)
-3 cucharadas de cacao puro en polvo (si no os gusta el amargor del cacao poned solo 2)

Preparación:

En una jarra medidora o algún recipiente alto y ancho ponemos el tofu cortado en trozos, añadimos la leche y trituramos con la batidora hasta que quede una crema suave y uniforme.

Mientras, ponemos la gelatina a ablandar en un poco de agua.

Cuando el tofu esté triturado añadimos el cacao y batimos de nuevo hasta incorporarlo por completo.

Calentamos los 60ml de agua, cuando esté caliente añadimos la gelatina escurrida, que ya estará blanda (todo esto fuera del fuego). Removemos hasta que la gelatina se haya disuelto por completo.

Ahora, al agua con gelatina le añadimos un poco de la mezcla de tofu y cacao y mezclamos rápidamente para que no queden grumos. Yo lo hice en otro recipiente y batí con la batidora. Volvemos a añadir otra poca de crema y batimos, y así hasta terminar con toda la crema de tofu y chocolate.

Cuando tengamos todo bien mezclado lo echamos en los moldes. Yo utilicé unos de aluminio y no me hizo falta engrasarlos, ya que la masa sale sin problemas al desprenderlos ligeramente del borde. Los llevamos a la nevera mínimo 2 horas hasta que cuajen y para servir echamos un poco de coco rallado por encima.



Veis qué textura tan chula queda?? :D

La receta está modificada del libro de Fit Happy Sisters ;)

lunes, 25 de enero de 2016

Brownie de alubias rojas

Buenos días!! Después de un tiempo sin publicar por falta de tiempo... vuelvo con las pilas cargadas y un recetón entre las manos!! Ni más ni menos que un brownie fitness!! Pero vamos, porque os digo yo que es fitness, que si no... pensaríais que es un brownie normal, ya que no tiene nada que envidiar a la textura de un brownie típico ni a su sabor. La receta está basada en el brownie de frijoles de Fit happy sisters, pero le hice unos cambios y esta versión me gusta más. Es puro chocolate, super cremoso, con un punto crujiente en la costra... vamos una delicia!! Y lo mejor de todo es que es super sano, hecho con alubias en su mayor parte, sin azúcar, sin huevo, sin lactosa, sin gluten incluso! Así que apto para todos los públicos :D Hacedlo porque os aseguro que repetís seguro!!



Ingredientes (8 porciones):

-40gr harina de avena
-230gr alubias rojas (cocidas, de bote)
-10gr stevia en granos (podéis poner azúcar normal, unos 80gr)
-1/4 cucharadita de sal
-1 cucharadita de levadura
-150ml leche de avena (o la que uséis normalmente)
-2 cucharadas de cacao puro en polvo
-Chips de chocolate al gusto (yo unos 30gr)
-Nueces al gusto (yo unos 20gr)

Preparación:

Ponemos la leche de avena en el vaso de la batidora, añadimos la avena, la stevia, el cacao, la levadura y la sal y batimos hasta que se integre. Ahora añadimos las alubias un poco escurridas (pero no hace falta pasarlas por agua) y trituramos todo hasta que quede una pasta consistente pero tirando a líquida.

Preparamos un molde cubriéndolo con papel de hornear, yo utilizo uno tipo plump cake, así me quedan las porciones alargadas y me resulta fácil cortarlo en trozos iguales. Lo forramos con el papel de hornear y echamos la masa encima. Ponemos ahora las nueces y los chips de chocolate por toda la superficie, sed generosos con esto, que ya veréis qué sabor tan rico le da al brownie.

Lo llevamos al horno a 190º (precalentado) durante 35 minutos. Aquí no vale la prueba del palillo, ya que os va a salir húmedo y con restos de masa siempre, pero está bien, ya que al enfriar cuaja más y se queda una textura ideal. Veréis que la superficie está totalmente cocida y que se mueve un poco por el centro, pero que está cocinado. Ese es el punto. Lo retiramos del horno y lo dejamos enfriar en el molde. Luego podemos desmoldarlo y cortarlo en pedazos.

Está super rico en el mismo momento, pero está todavía mejor al día siguiente!! Y aguanta sin problemas 4-5 días ;)

martes, 5 de enero de 2016

Pandoro relleno de crema de chocolate y avellanas

Si el pandoro tradicional está bueno... el que os traigo hoy relleno de chocolate es inmejorable!! Una golosada máxima!! La receta se basa en la del pandoro tradicional, con ligeras modificaciones, principalmente en la cantidad de azúcar. He reducido el dulzor ya que la crema de avellanas y chocolate lleva azúcar, así queda menos empalagoso y muuuuuy bueno. La miga es suave, esponjosa y firme a la vez, como debe ser un pandoro. El aroma a vainilla es una pasada, os recomiendo usar vainilla natural, nada de aromas... No hay color!! Y la crema de chocolate y avellanas... usad una buena, que os guste... así será inmejorable :D Este año no celebro los reyes en mi casa, así que no habrá roscón, en su lugar tendré este maravilloso pandoro relleno de chocolate. Te animas a prepararlo? :)



Ingredientes y preparación:

-15gr levadura fresca
-60gr agua templada
-50gr harina panadera
-1 cucharada de azúcar
-1 yema

Deshacer la levadura en el agua, añadir el resto de ingredientes y batir hasta que quede una crema lisa y homogénea. Lo cubrimos con papel film y dejamos reposar durante 1 hora.

1ª masa

-200gr harina panadera
-3gr levadura fresca
-30gr mantequilla
-2 cucharaditas de agua
-1 huevo M

A la masa anterior le añadimos la levadura disuelta en el agua, la harina y el huevo. Mezclamos bien y batimos para juntarlo todo. Ahora añadimos la mantequilla en pomada (podéis dejarla a temperatura ambiente desde la noche anterior o bien calentarla unos segundos en el microondas). Amasamos hasta que se mezcle completamente, nos quedará una masa pegajosa, pero es normal. Cubrimos el bol con papel film y dejamos reposar 45 minutos en un lugar cálido o tanto tiempo como sea necesario para que duplique su volumen.

2ª masa

-200gr harina panadera
-80gr azúcar
-2 huevos M
-1 cucharadita de sal
-1 vaina de vainilla


-100gr de mantequilla en punto pomada para el hojaldrado
-1/2 bote de crema de chocolate y avellanas

Añadimos la harina, el azúcar, los huevos y la sal a la masa anterior. Mezclamos bien y amasamos ligeramente.

Abrimos la vaina de vainilla a la mitad y con ayuda de un cuchillo sacamos las semillas, las unimos a la masa y amasamos. Debe quedar una masa suave, homogénea y algo pegajosa. Cubrir con papel film y dejar reposar una hora y media.

Pasado el tiempo llevar la masa a la nevera durante 30 minutos.

Cuando la masa esté fría es hora de trabajarla, enharinamos la superficie de trabajo y ponemos la masa sobre ella, es necesario que, si la masa os quedó bastante pegajosa, añadáis bastante harina ahora para que no se pegue a la mesa.

Estiramos la masa hasta formar un cuadrado de dos dedos de grosor. Ponemos la mantequilla  bien blandita en el medio del cuadrado, plegamos las cuatro esquinas sobre el centro del cuadrado, de tal forma que la mantequilla quede encerrada como si fuese un paquete. Estiramos ligeramente con el rodillo la masa hasta formar un rectángulo, no ejerzáis demasiada presión o se saldrá la mantequilla. Ese rectángulo lo plegamos en tres, el lado derecho hacia el centro y el izquierdo sobre éste. Lo llevamos a la nevera 15 minutos. Este estirado y plegado lo repetiremos 3 veces más, con reposos de 15 minutos entre cada uno.

Mientras hacemos los hojaldrados, cogemos la crema de chocolate y avellanas, la calentamos ligeramente en el microondas, la ponemos en una manga pastelera y sobre un papel de horno hacemos tiras de crema. Unas cuatro o cinco, las que nos dé con la mitad del bote o la cantidad de relleno que queráis poner. Entonces las llevamos a la nevera hasta que endurezcan.

Cuando vayamos a hacer el último hojaldrado, en medio incluimos el relleno de chocolate, bien repartido, teniendo cuidado de sellar bien los bordes para intentar que el relleno no se salga (ya veis que a mí en alguna parte aún se me escapó). Entonces hacemos una bola con la masa, boleándola sobre la mesa, y la ponemos en un molde para pandoro untado con una generosa capa de mantequilla para facilitar el desmoldado. Cuando metáis la masa en el molde, la parte lisa y redonda de la bola que hemos hecho debe ir hacia abajo, que será la parte superior de nuestro pandoro una vez desmoldado.

Si habéis empezado a hacer la receta por la mañana, puede que aún os queden horas suficientes para hornearlo antes de iros a dormir. Si lo habéis empezado después de comer, el levado se prolongará varias horas y tendríais que hornearlo de madrugada. Por eso, ahora lo dejaremos un par de horas levedando, hasta que llegue a algo más de la mitad del molde. A continuación lo llevaremos a la nevera hasta la mañana siguiente.

Veréis cómo en la nevera ha seguido creciendo, al levantaros al día siguiente no tenéis más que quitarlo de la nevera y dejarlo que coja temperatura durante una hora, luego lo horneamos a 170º durante 30-45 minutos. Hasta que al pincharlo con una brocheta ésta salga limpia y sin restos de masa. Lo desmoldamos sobre una rejilla con cuidado y lo dejamos enfriar por completo.

Os aseguro que este pandoro no decepcionará a nadie ;)

domingo, 3 de enero de 2016

Turrón de chocolate y caramelo salado

Hoy os traigo uno de mis turrones favoritos y es que el caramelo salado me pierde!!! Lo descubrí gracias a un amigo que vive en Amsterdam y me enseñó un chocolate muy famoso allí, que entre otros tipos realizan uno de chocolate y caramelo con sal.... es una delicia!! Así que me basé en el recuerdo del sabor de ese chocolate para traeros este turrón con caramelo salado que está para chuparse los dedos!! Además, guardad la receta del caramelo salado porque la utilizaré para otra receta más adelante ;)



Ingredientes:

-300gr chocolate negro o chocolate con leche
-20gr manteca de vaca

-50gr mantequilla
-1/2 cucharadita de sal
-100gr azúcar
-200ml nata para montar

Preparación:

Empezamos haciendo el caramelo salado, para ello en un cazo ponemos el azúcar con dos cucharadas de agua, removemos y lo ponemos al fuego hasta que se deshaga por completo, podemos remover de vez en cuando.

Cuando el azúcar esté burbujeando y adquiera un tono dorado es el momento de añadir la mantequilla y la sal. Removemos muy bien hasta que se disuelva y se integre. Entonces calentamos la nata al microondas hasta que hierva y seguidamente la añadimos al caramelo. Hervirá más, removemos bien y lo dejamos a fuego medio-bajo durante 10-15 minutos, hasta que la nata se evapore casi por completo y nos quede un caramelo espeso, como crema pastelera más o menos. Lo necesitamos espeso para que al enfriarlo se quede de una pieza, pero tampoco tanto como para que no se pueda morder.

Cuando lo tengamos lo ponemos en un molde de silicona como el del turrón pero más pequeño, yo utilizo un brick de leche cortado por el lateral y cubierto de papel antiadherente. Dejamos enfriar el caramelo por completo, podemos llevarlo a la nevera si queremos acelerar el proceso.

Mientras ponemos en un cazo el chocolate con la manteca de vaca y lo llevamos a fuego bajo hasta que se disuelva, removiendo constantemente para que no se queme. Cuando lo tengamos echamos la mitad en el molde para turrón y lo dejamos endurecer, también lo podemos meter en la nevera aunque no es lo que más le conviene al chocolate.

Cuando esté duro, le ponemos el caramelo ya endurecido encima, yo lo corté en cuadrados siguiendo el dibujo de mi molde para turrón. Entonces añadimos el resto del chocolate por encima y dejamos enfriar por completo.

Desmoldamos y ya estará listo para comer! :D

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails